03 de agosto de 2007
03.08.2007

La plantilla de Loza de San Claudio corta la vía de Feve durante media hora

Los viajeros del Transcantábrico fueron testigos de la protesta de los trabajadores

03.08.2007 | 02:00

Rafael FRANCÉS


Los trabajadores de la Fábrica de Loza de San Claudio cortaron ayer, durante una media hora, la vía de Feve a la altura de la estación de San Claudio durante los actos promovidos durante al huelga de 24 horas convocada ayer en la factoría para protestar por el conflicto con la empresa que mantiene en peligro de despido a 133 de los 147 empleados de la fábrica.

Sobre las cinco y media de la tarde, los manifestantes, unos 30 y con una gran pancarta reivindicativa en la mano, se cruzaron en la vía del tren con el fin de parar el tráfico ferroviario. Pocos minutos después, recaló en la zona el Transcantábrico, un tren de lujo que realiza el trayecto turístico entre Santiago de Compostela y Bilbao, que tuvo que parar una media hora en la vía por el bloqueo impuesto por los trabajadores.

A decir verdad, la situación fue hasta simpática. Los pasajeros preguntaban desde las ventanillas del tren qué era lo que pasaba y por qué los trabajadores cortaban la vía. Los miembros de la plantilla explicaban sus reivindicaciones y abrían una, en algunos casos, animada conversación con los viajeros, que sin la presión de tener una hora de llegada se tomaron con filosofía y buen humor la media hora de retraso.


Incluso algunos de los manifestantes se asomaron por las ventanillas del tren para mirar por dentro el lujo de los vagones, hasta que el guardia de seguridad les conminó a apartarse.


Una vez terminado el corte de la vía, el tren siguió su curso con destino a Ribadeo, mientras los trabajadores despedían con júbilo a los pasajeros que respondían a los saludos a través de las ventanillas.


Los trabajadores de la Fábrica de Loza de San Claudio llevan ya seis meses de protestas tras anunciar la empresa, propiedad de Álvaro Ruiz de Alda, un plan de viabilidad para salvar la quiebra en la que se traslade la producción a Asia o Europa del Este y se reduzca la plantilla de 147 a 16 trabajadores.


A raíz de esta propuesta, la plantilla se organizó y, con una subvención de 24.000 euros concedida por el Ayuntamiento, contrataron la realización de un plan de viabilidad propio. Así, el Instituto CIES presentó un informe en el que asegura que la empresa es viable con la producción de 1,9 millones de piezas, para lo que es necesario mantener una plantilla de unos 80 trabajadores.


Hace diez días, Loza de San Claudio respondió a los trabajadores con un nuevo plan de viabilidad en el que plantea una plantilla de 43 personas, que se encargarían de fabricar el bizcocho. El resto del proceso productivo, es decir, la decoración de las piezas debería subcontratarse. Además, la empresa aboga por alquilar varias de las naves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook