24 de abril de 2008
24.04.2008

Una ópera de cine

«El barbero de Sevilla», desde Venecia, arrancó con gran éxito los pases de lírica en directo que programan los Yelmo

24.04.2008 | 02:00

Diana DÍAZ
La sala número nueve de los cines Yelmo se convirtió, ayer, en una extensión de la platea del teatro La Fenice de Venecia. Los cines ubicados en el centro comercial Los Prados consolidaron, con el primer pase, una nueva iniciativa de ópera en directo en la ciudad. «El barbero de Sevilla», de Rossini, fue el primero de los cinco títulos, que continuarán, el día 19 de mayo, con la retransmisión del «Orfeo», de Monteverdi, desde el Teatro Real de Madrid.
Las entradas para asistir al nuevo título ya están a la venta desde ayer por la noche, por 8 euros. Tras haber «echado el telón» el pase de ayer, la taquilla recibió a los primeros espectadores interesados. La sala se abarrotó para disfrutar, palomitas incluidas, del romance entre Rosina y el conde de Almaviva, que encarnaron Rinat Shaham y Francesco Meli. El elenco fue el ingrediente principal de un «Barbero» que, en la escena, tuvo algún pero por responder a una producción «poco arriesgada», según algunos testigos entendidos en materias líricas. Fueron cuatrocientas las personas que llegaron desde diferentes puntos de Asturias para conformar un público que acogió con expectación esta nueva apuesta lírica «a lo grande».
La sesión mantuvo la calidad de imagen a través del proyector digital de treinta y cinco milímetros que reconvirtió la señal enviada por vía satélite desde Italia hasta Oviedo y otras doce salas de cine de toda España. El sonido, a petición del público, se bajó de volumen en el segundo acto.
De las butacas del teatro a las del cine, «El barbero» cruzó fronteras desde Italia. Jaime Martínez, presidente de la Ópera de Oviedo, no se quiso perder el estreno de esta iniciativa. Y tampoco el director de la temporada, Javier Menéndez, que se mostró encantado con la gran acogida por parte del público. «Cada vez más teatros se interesan por estas actividades, que potencian la afición lírica», comentó Menéndez.
Entre los espectadores estuvo José María García Gutiérrez, antiguo alcalde de Langreo. «El Macbeth que la Ópera de Oviedo retransmitió en Langreo fue mi primera experiencia de este tipo. Los nuevos soportes permiten muy buena calidad de imagen», afirmó García. Para Geli Santirso, sin embargo, era su primera ópera. «Estoy expectante», decía antes de entrar a la sala.
Desde Gijón, también se acercaron Leopoldo Rodero y Luis Truán, dos amigos que retomaron con esta iniciativa su afición por la lírica. La pareja de jóvenes músicos integrada por Marta Velázquez y Manuel Trinidad comentaba, antes del estreno, que «los precios baratos de las entradas suponen un reclamo para la gente joven», opinó Trinidad, a lo que su novia añadió el pero de que «no es lo mismo ver una ópera en un teatro que en una pantalla». No obstante, la variedad de planos fue otro de los atractivos de la retransmisión. «La buena realización, acorde con el movimiento de escena, fue técnicamente impecable», afirmó a la salida Nacho Martínez, miembro de la junta directiva de la Ópera de Oviedo.
El «Orfeo» de Monteverdi será la próxima cita que fundirá la lírica con el séptimo arte, convirtiendo la sala cinematográfica de Oviedo en un palco de lujo. En el elenco que cantará desde el Real, el 19 de mayo, estarán Dietrich Henschel, María Grazia Schiavo y Sonia Prina. La dirección musical de la ópera de Monteverdi correrá a cargo de William Christie y la escena, de Pier Luigi Pizzi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook