06 de mayo de 2008
06.05.2008

Industrias Doy cifra en cerca de 4 millones su inversión en control de la contaminación

Mortera afirma que el Ayuntamiento «será exigente» con la empresa, pero que apoya su continuidad

06.05.2008 | 02:00

L. S. NAVEROS

La dirección de Industrias Doy, en Trubia, cifra en cerca de 4 millones de euros las inversiones en los últimos años para introducir medidas correctoras y reducir el nivel de contaminación acústica y atmosférica en su entorno. Así lo asegura el gerente de la empresa, Bruno Pedregal, después de haberse hecho público que la Unión Europea ha abierto un expediente informativo sobre las emisiones de la industria, que produce carbón de coque. «No tenemos ninguna notificación de la Unión Europea, sólo lo que ha salido en el periódico; pero la empresa ha hecho en los últimos años un gran esfuerzo inversor para mejorar los controles de contaminación», aseguró Pedregal durante una visita a las instalaciones de la fábrica trubieca, a la que asistió el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, así como el alcalde de barrio de Trubia, Víctor Alonso. Pedregal enumeró algunas de las actuaciones emprendidas por la empresa desde finales de los años noventa, entre ellas el almacenamiento de las hullas en lugares techados y con paredes, para reducir las emisiones de polvo a la atmósfera, y la instalación, en 1998, de un filtro para captar las emisiones de los tres molinos de carbón que utiliza la empresa.


También se cerró con paneles acústicos, apunta Pedregal, la zona de la fábrica que da a las cercanías del cementerio de Trubia, que, según informes municipales, registraba antes de la colocación de estos paneles un alto nivel de contaminación por ruidos. Otra medida adoptada por la empresa fue la sustitución del antiguo sistema de cribado del carbón de coque, que se hacía por vibración, lo que ocasionaba mucho ruido, que ahora se hace mediante un sistema de criba de barras que produce menos ruido. La empresa asegura que en la actualidad se está cumpliendo el nivel de emisiones de ruido «en todo el perímetro de la fábrica, menos en un punto que vamos a resolver».


El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, señala que se trata del patio de una casa vecina en el que las mediciones de ruido arrojan cifras superiores a las permitidas. «Queremos que los técnicos municipales hagan mediciones y localizar cuál es el origen de ese ruido. Haremos con rigor las mediciones de ruido y buscaremos las medidas para que se solucione el problema», aseguró el concejal de Urbanismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook