10 de mayo de 2008
10.05.2008

Una catedral «encarcelada»

Vecinos de la Tenderina piden la retirada del gasómetro, incluido en el plan nacional de Patrimonio Industrial, para ver mejor el templo

10.05.2008 | 02:00
La torre de la Catedral, tras el gasómetro.

L. S. NAVEROS

El gasómetro de Oviedo, una estructura metálica, redonda, ya sin uso, que se alza en el perfil de la ciudad sobre la calle Postigo, es para los expertos uno de los iconos de la capital y debe rehabilitarse y aprovecharse como equipamiento dentro del plan especial de la Fábrica de Gas. Entre los expertos en patrimonio industrial la opinión es general: se trata de un elemento con valor histórico que forma parte de la personalidad de Oviedo. La vieja estructura industrial donde se almacenaba el gas, ya sin uso, forma parte del único recinto de Oviedo incluido por el Ministerio de Cultura en el plan nacional de Patrimonio Industrial. En Asturias, sólo otros dos elementos forman parte de este plan, el pozo Santa Bárbara, en Turón, y el Salto de Grandas de Salime. El anteproyecto que ha presentado la propietaria de la fábrica, HC, firmado por el arquitecto gallego César Portela, mantiene esta estructura, para la que propone el uso de Museo del Gas.


Los expertos coinciden en ensalzar el valor patrimonial del gasómetro, pero el debate sobre su conservación o su derribo resucita de vez en cuando. Vecinos de la Tenderina han anunciado una campaña de recogida de firmas para pedir su derribo, porque dicen que ven la Catedral «dentro de una cárcel», y el Ayuntamiento es partidario de que se abra «un debate público» sobre si debe derribarse esta estructura industrial.


El equipo de gobierno municipal tampoco quiere que se le ceda el gasómetro rehabilitado para equipamiento. El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, ha rechazado públicamente esta cesión, prevista en el plan de HC, y sugiere que sea el Principado o la propia empresa quien se quede con el equipamiento que pueda hacerse en este recinto.


La decisión última sobre este elemento depende de la Consejería de Cultura. El próximo Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias debe pronunciarse sobre si incoa o no una declaración de bien de interés cultural de la fábrica, que definiría qué elementos deben ser conservados y cuáles pueden ser eliminados en el plan de aprovechamiento urbanístico que ya impulsa HC. Este proyecto, sin embargo, es muy distinto al de hace unos años, cuando se planteaba el derribo. Ahora, HC propone rehabilitar los principales elementos del conjunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine