14 de abril de 2009
14.04.2009

Una ovetense debuta como primer violín en la Joven Orquesta Nacional

María Ovín Carrera se estrenó como concertino el domingo en un concierto de la formación sinfónica en Cuenca

14.04.2009 | 02:00
La joven violinista María Ovín Carrera.

Pablo GALLEGO


La de concertino o primer violín, el máximo responsable de una orquesta después del director, es una plaza sinfónica en la que no abundan los músicos españoles y escasean las mujeres. De ahí lo extraordinario del logro de la joven ovetense de 21 años María Ovín Carrera, alumna del último curso de violín del Conservatorio Superior de Oviedo, que en la noche del domingo ocupó el puesto de concertino en la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE).


«Había sido principal de segundos en dos ocasiones, pero ser concertino es una experiencia distinta», explica María. «Ha sido muy enriquecedor». Bajo la batuta del maestro Christian Zacarías, María cumplió sus funciones al frente de la JONDE en un programa con música de Schubert compuesto por la «Sinfonía n.º 8 en si menor», más conocida como «La incompleta», y la «Misa n.º 6 en mi bemol mayor». Esta última, con el coro francés «Accentus» y cuatro solistas: la soprano Olga Pasichnyk, la mezzo-contralto Marie Georges Monet, los tenores Nicholas Mulroy y Gerardo López, y el bajo-barítono Cyrille Cautreau, dentro de la Semana de música religiosa de Cuenca.


María fue el domingo la música más importante de su orquesta si se deja a un lado al director. Una violinista con un estatus especial. No sale al escenario hasta que toda la agrupación está sentada, se encarga de afinarla y además debe servir de intermediario entre la batuta y sus compañeros de atril.


En la última concentración de la JONDE, en formato casi de cámara, fueron tres los asturianos convocados para ocupar sus puestos en la joven sinfónica, don violines y un trompa. «Pero cuando se une toda la orquesta somos diez o doce», apunta María.


Esta joven violinista espera terminar en junio en Oviedo los estudios superiores de su instrumento, bajo la tutela de Yuri Nasushkin. El mismo maestro con el que comenzó su andadura en el violín cuando sólo tenía 6 años, y quizás una de las personas que mejor la conoce. «Sabe lo que necesito en cada momento, y gran parte de los méritos que he conseguido se los debo a él», asegura la joven. Volver al conservatorio después del debut en la primera fila de violines «va a ser como poner los pies en la tierra», reconoce.


Las sinfónicas nacionales españolas parecen pioneras a la hora de colocar a mujeres en puestos de responsabilidad que hasta ahora parecían reservados a sus compañeros varones. María ocupa el de la Joven, pero el mismo puesto en la Orquesta Nacional de España (ONDE) lo ocupa otra mujer del Norte, la donostiarra Ane Matxain Galdós.


Además de licenciarse, los próximos planes de María pasan por continuar su formación en el extranjero. «Londres siempre ha estado entre mis objetivos, ahí están las grandes escuelas», subraya. Lanzar una carrera musical desde el Principado es algo complicado, así que irse fuera «se convierte casi en una obligación». Mientras tanto, espera ser elegida para formar parte como titular de la Joven Orquesta Europea. En su primer intento ya ha conseguido estar en la lista de reservas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído