11 de julio de 2009
11.07.2009
La mar de Oviedo

Benito

11.07.2009 | 02:00
Benito

Día de San Benito, felicito al padre Feijoo, que tantos artículos me ayuda a escribir. Benito, Benedicto, Benedetti, Benet, Bento... Todo viene de «bendito» y a ellos, especialmente, les dedico la planta de hoy, la cariofilada o hierba de San Benito, que también se llama sanamunda y flor de San Benet. Tiene cinco pétalos amarillos y se cría en lugares sombríos; no precisamente en Mariscal Solís, orientada al Sudeste, y sí, por ejemplo, en la calle San Benito, entre Paraíso y San Vicente, y en la propia celda de nuestro fraile, que tiene tapiada la ventana por donde seguía la misa, es decir, por donde le llegaba la luz del Señor. Esta planta se emplea en gargarismos, para sujetar los dientes y muelas movedizos y para apretar las encías descaecidas y sanguinolentas. Creed, pues, en la sanamunda hasta el sábado próximo en que os traiga otra para seguir adelante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine