09 de febrero de 2010
09.02.2010
 

La obra recupera un edificio protegido de De la Guardia y abre una nueva plaza

09.02.2010 | 01:00

L. S. N.

La rehabilitación del consultorio de Trubia ha supuesto, además, la recuperación de un edificio protegido, obra de Juan Miguel de la Guardia, arquitecto municipal de cuyo estudio salieron construcciones como la Casa del Deán Payarinos, hoy Conservatorio de Música, o el palacete «Villa Magdalena», entre otros muchos de principios del siglo XX.


La reforma de las escuelas de Junigro de Trubia ha sido diseñada por el arquitecto Jeremías Sampedro, que se enfrentó al reto de cumplir con las exigencias de servicio del centro sanitario respetando el espíritu del edificio original. Lo consiguió manteniendo el «cascarón» del inmueble, un reto técnico que se complicó por la necesidad de excavar un sótano más. El resultado es brillante. «Quise recuperar las cornisas de ladrillo de la fachada original, y por eso opté por darle un tono claro al resto del edificio», señaló ayer Sampedro.


El interior del inmueble fue completamente vaciado, y el edificio se rompió en su parte trasera para incorporar un cuerpo edificatorio moderno y sobrio, «que incluye las escaleras y los ascensores, y aporta luz». El patio trasero del antiguo colegio, cerrado hasta ahora con un muro, y que impedía el tránsito peatonal por uno de los laterales de la calle, ha sido derribado para abrir una nueva plaza de 450 metros al público.


El edificio tiene en la actualidad 915 metros construidos. En la primera planta está la recepción, la administración y las consultas de pediatría, así como una sala polivalente para extracción y curas. En la primera planta se ubican las consultas de medicina general y enfermería, con sus salas de espera. El arquitecto ganó un espacio en el bajo cubierta para habilitar una sala de reuniones y una biblioteca.


El nuevo consultorio atenderá a los pacientes a partir del próximo lunes, día 15, cuando esté completo el traslado desde su ubicación provisional, en un módulo prefabricado instalado en un terreno cedido por Química del Nalón.


Los vecinos aprovecharon la visita de Vicente Álvarez Areces para reclamar el arreglo de la carretera de Sama de Grado. Areces les pidió paciencia, por las apreturas presupuestarias. «Trubia necesita que el Ayuntamiento arregle la pasarela de Soto y que el Principado cumpla su compromiso de reparar la carretera», resumió Roberto Velasco. A la inauguración asistieron, además de representantes del Sespa, miembros de la Corporación, como el portavoz de ASCIZ, Roberto Sánchez Ramos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído