02 de mayo de 2010
02.05.2010
 
Música

A la contra

n Despliegue de Bimba Bosé alejado del couché

02.05.2010 | 02:00

Resulta complicado abordar con frialdad un concierto como el del grupo que encabeza la polifacética maniquí Bimba Bosé. El primer tramo del concierto responde al cambio de formación del grupo, con la guitarra de Manuel Cabezalí moviéndose en territorios de rock bailable pero que no desdeña aristas y fuerza, con «Diamonds» como cumbre. Hacia la mitad la cosa decae un poco para volver a retomar el rumbo tras la presentación interrumpida de «Tender»: «a mí también me gusta tender la ropa», le espetan desde el público. En otro lugar, pienso en Francia o en el Reino Unido, la veneración superaría a los reproches tras lo escuchado. Aquí, quienes acudieron al calor de la fashion se quedaron perplejos ante un despliegue bien alejado del couché (las guitarras espaciales de «Shinning», por ejemplo) mientras los criticones desataron unas lenguas que no pudo frenar ni el generoso bis con una muy entonada versión del «Boys and Girls» de «Blur». Lo que debería ser digno de respeto es plantearse crecer desde abajo, pateándose clubes de pequeño aforo. Pero, ¡ay!, están siempre quienes prefieren que nadie se salte las fronteras, que nadie se mueva de la etiqueta, del rol asignado. Veremos qué nos depara el futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine