21 de mayo de 2010
21.05.2010
Música

Aguas turbulentas

21.05.2010 | 02:00
Aguas turbulentas

La clase ni se vende ni se compra, se posee y, según en qué ocasiones, se reparte. Algo así podría decirse de «Pantano», grupo asturiano que transita lejos de los caminos trillados donde se encuentran lugares comunes. El quinteto encabezado por un tipo como Pablo Tamargo, fino guitarrista, persona siempre sorprendente, se sumerge en aguas casi prohibidas para una gran mayoría: el blues-rock de gran calado. Y ahí, como si tal cosa, encuentra una nueva piedra filosofal donde amigarse con otro espléndido guitarra como Borja García («Alto Volto») que sabe rebuscar en las notas olvidadas de grandiosos rockeros como Cream o Mountain, o también, ¿por qué no?, la siempre esencial «Creedence». Respaldados por una banda de lujo donde la trompeta de Óscar Abarra trazaba atmósferas espaciales y la base de Carras y Coke respaldaba como pocos lo pueden hacer, «Pantano» sitúa el rock en un punto singular que les hace grandes. Y, como todo en la vida de Tamargo, hecho como si tal cosa, como si no representase esfuerzo y, sobre todo, con lo más importante en esta vida: con personalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine