26 de mayo de 2010
26.05.2010
Jorge Zermeño
Embajador de México en España 

«México tiene que ser la puerta de entrada a los Estados Unidos para las empresas asturianas»

«En mi país no se venden armas, pero en los 3.000 kilómetros de frontera con Norteamérica hay 7.000 armerías»

26.05.2010 | 02:00
El embajador mexicano Jorge Zermeño, en el Tránsito de Santa Bárbara.

P. GALLEGO

El embajador Jorge Zermeño (México, 1949) es, desde 2007, el máximo representante en España de 105 millones de mexicanos. Ayer visitó Oviedo para comenzar los actos por el bicentenario de la independencia de su país.

-¿Qué queda de España en el día a día de los mexicanos?

-Hay una gran vinculación. México comparte con España su cultura, sus valores y su lengua. Son cosas que nos hermanan. También el mestizaje, la sangre, la familia y las creencias.

-¿Antes más que ahora?

-La relación México-España pasa por su mejor momento. España se ha convertido en el principal inversor, con más de 3.000 empresas españolas trabajando en el país. Y en épocas especialmente difíciles, como la Guerra Cilvil, los españoles encontraron en México familia, patria y fortuna.

-Asturias es una de las comunidades con más presencia.

- En la vida económica y social de México, Asturias tiene un papel muy relevante. Se puede comprobar en las empresas y en los centros sociales.

-¿En qué punto está la economía mexicana?

-México es una economía muy abierta. Tenemos 12 tratados de libre comercio con 46 países. Somos una especia de bisagra entre las dos Américas, y la puerta de entrada hacia el gran mercado de Estados Unidos para las empresas de aquí. Igual que España lo es para México hacia la Unión Europea.

-Hace un mes el Principado envió una delegación institucional y comercial a México. ¿Dón están las oportunidades de negocio en su país?

-En casi todos las áreas. Desde el ámbito financiero hasta la energía, pasando por los servicios, el turismo o los hoteles. Empresas de todo tipo tienen muy buenos resultados. Mire el ejemplo de los bancos españoles: sólo el año pasado México les dio la cuarta parte de sus utilidades (beneficios).

-¿Cree que la imagen que se da de la realidad mexicana en el extranjero es justa?

-Las noticias negativas siempre se destacan más. Hay problemas, como en todas partes. Pero también hay una lucha frontal contra las mafias del crimen organizado y del narcotráfico. Se han hecho los mayores decomisos de drogas y armas en toda la historia de México. Esta imagen está ahí, pero no se corresponde con la realidad de un gran pueblo que no vive de esto. México es mucho más.

-¿Cuentan con el apoyo de la comunidad internacional?

-En México no se venden armas, pero hay más de 7.000 armerías en los 3.000 kilómetros de frontera que compartimos con los Estados Unidos. El 90 por ciento de las armas que se decomisan son de origen norteamericano. El presidente Calderón ha pedido en Washington una colaboración especial para que el arsenal decomisado a los narcos deje de entrar al país.

-¿Qué futuro les espera a los jóvenes mexicanos?

- México será una de las grandes potencias económicas. Hay estudios muy serios que destacan que mi país será una de las cinco principales economías del mundo en el 2040. Sólo hace falta que la sociedad general se lo crea y participe para crear un futuro mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook