28 de mayo de 2010
28.05.2010

De próspero negocio de venta y reparación de coches a espacio abandonado

28.05.2010 | 02:00

D. O.


En la esquina de las calles Campomanes y Martínez Marina estuvo durante años el concesionario de la marca de coches Renault en la ciudad. La empresa Abundio Gascón fue referente en la ciudad en la venta de coches. Pero cerró sus puertas, y ahí comenzó el calvario de los vecinos.


Un grupo de empresarios ovetenses compró los locales en subasta cuando el concesionario entró en suspensión de pagos en 1998. Lo alquilaron a un supermercado, que nunca llegó a abrir, y más tarde vendieron los locales, más de 4.000 metros cuadrados en una zona privilegiada de la capital, a una empresa con sede social en Bilbao, que solicitó licencia de apertura para una gran discoteca, cuyo logo aún se ve en la puerta del local. Comenzaron las obras, pero el Ayuntamiento las declaró ilegales. Los obreros se fueron, el empresario también y todo quedó a medias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine