05 de septiembre de 2010
05.09.2010

Cultura hebrea, una historia en papel

Pere Bonnín presenta en El Fontán «Sangre Judía II», título que desvela una larga lista de apellidos con raíces semitas

05.09.2010 | 02:00
Pere Bonnín, Gerardo Antuña y Aida Oceransky, ayer, en la Casina-Sinagoga del Fontán.

Aroa FERNÁNDEZ


La comunidad hebrea puso ayer en marcha la tercera edición de la feria del libro judío con la presentación de «Sangre Judía II», del periodista y escritor mallorquín Pere Bonnín, en la Casina-Sinagoga del Fontán. Bonnín, con ascendencia judía continúa con la labor de desvelar los orígenes de la práctica del judaísmo, que ya comenzó en la primera entrega, donde aporta más de 3.200 apellidos con raíces judías. «Recibí muchas llamadas que me pedían más detalles, por eso en esta segunda entrega amplío la lista de apellidos que tienen raíces judías», explicó.


Durante la presentación, el autor destacó la importancia de la historia y la cultura judía para comprender el mundo actual. «La historia judía me ha permitido entender la historia universal y europea», remarcó Bonnín. A la vez, aseguró que a través de su obra pretende «recuperar la memoria judía». «Hay algunos apellidos que no parecen de ascendencia judía y sin embargo lo son, por lo que algunas familias, tras conocer sus raíces, se convierten al judaísmo».


Al lugar se acercaron miembros de la comunidad hebrea y numerosos ovetenses con la intención de conocer algo más sobre los orígenes del judaísmo. Entre ellos se encontraba Fernando González, que, con los dos volúmenes de Bonnín en mano, resaltó el interés que le suscita la cultura judía. «Me llama mucho la atención porque considera que los judíos han sido maltratados a lo largo de la historia». A lo que añadió: «Muchas veces las cuestiones religiosas, como el velo o no comer carne de cerdo, tienen su razón de ser en la práctica diaria».


A la presentación también asistieron el concejal de Turismo, Gerardo Antuña, y la presidenta de la Comunidad Israelita de Asturias, Aida Oceransky. Antuña resaltó la importancia de estos actos dentro de la cultura ovetense. «El Ayuntamiento trabaja desde hace años con la red de juderías de España y Europa con el único propósito de impulsar la cultura judía», apuntó Antuña. Mientras que Oceransky agradeció el interés del consistorio y explicó que la idea de crear la feria del libro judío en Oviedo surgió con motivo de la celebración de la Jornada Europea del Patrimonio Judío en diferentes ciudades españolas y europeas. Aún así, la comunidad, que cuenta con 140 miembros en Asturias, programa actividades a lo largo del año con la intención de «crear un vínculo religioso y cultural».


Hoy será el último día de la feria del libro judío, que estará abierta desde las 11.00 hasta las 14.00 horas en los soportales de la plaza del Fontán. Una hora más tarde se abrirán las puertas de la Casina-Sinagoga, en la misma plaza, para todos los interesados que quieran visitarla. Los actos concluirán con un concierto del grupo Klezmática, que interpretará música judía del este y centro de Europa en la sala de cámara del Auditorio Príncipe Felipe a partir de las 20.00 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook