23 de octubre de 2010
23.10.2010
40 Años
40 Años

La Policía interroga a testigos para dar con el taxista desaparecido en Ventanielles

La investigación se intensifica al entender que el perfil del hombre es «normal» y que no tenía problemas personales

23.10.2010 | 02:00
El garaje de Río Caudal donde aparcó el taxi el joven desaparecido el pasado miércoles.

M. PÉREZ

Sin noticias del taxista desaparecido en la noche del miércoles en Ventanielles. La Policía Nacional sigue recabando pistas que ayuden a dar con el paradero de Javier Fernández Díaz, el trabajador del taxi del que no se sabe nada desde el miércoles a las doce de la noche. Según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA por fuentes policiales, durante la jornada de ayer se estuvo tomando declaración a testigos y vecinos del barrio por si pudieran conocer cualquier detalle que arroje luz a la investigación. Las mismas fuentes aseguraron que la Policía «se está volcando» con este caso porque el perfil del desaparecido es el de una persona «totalmente normal y sin ningún problema personal ni laboral aparente».


Javier Fernández Díaz, de 30 años, aparcó el taxi con el que trabaja en la plaza de su propietario, en la calle Río Caudal, al terminar su turno a las doce de la noche. Es la misma rutina que sigue todos los días, porque su turno concluye a esa hora. Dejó el taxi en la plaza del dueño de la licencia, su jefe (para quien lleva trabajando más de diez años) y apagó el taxímetro. Es lo último que se sabe sobre su paradero. Se supone que en ese momento Javier Fernández cogió su vehículo particular, un Seat Toledo, con la recaudación del día, para dirigirse a su domicilio, en la zona de Salesas. La familia del joven presentó una denuncia ante la Policía Nacional al ver que Javier Fernández no llegaba a casa. Según sus allegados, se trata de una persona responsable, que si por algún motivo se iba a retrasar siempre avisaba a la familia, y de ahí su gran preocupación.


En su entorno nadie se explica qué ha podido suceder. Así, los familiares descartan casi por completo que Javier Fernández haya podido desaparecer por voluntad propia. Acababa de regresar de pasar unas vacaciones con su pareja en Canarias y su vida discurría, al menos en apariencia, con total normalidad. Además de interrogar a testigos, la Policía Nacional también está revisando cámaras de seguridad de la zona donde desapareció el joven. Por su parte, la Policía Local está colaborando en la investigación, y también analiza las imágenes de sus cámaras de vigilancia, en este caso las de tráfico, que el área de Seguridad Ciudadana tiene instaladas en toda la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído