21 de diciembre de 2010
21.12.2010

«En 1992 nadie creía en las peatonalizaciones, y hoy ya las tenemos en 186 calles»

21.12.2010 | 01:00

P. G.


Para explicar la importancia del «plan Oviedo 30» y resaltar la necesidad de incorporar el uso de la bicicleta en un entorno urbano, el intendente de la Policía Local de Oviedo, Manuel Secades, se remontó a 1992 para comparar el «plan 30» con los inicios de las peatonalizaciones. «El inicio fue duro, porque muchos colectivos decían que no iba a funcionar, pero ahora ya tenemos 186 calles peatonales», afirmó.


Dentro del proceso para convertir el centro de Oviedo en territorio adecuado para las bicicletas, la concejala de Seguridad Ciudadana, Conchita García, destacó el esfuerzo municipal para «adecuar la ciudad» a estos vehículos de dos ruedas, «para que se puedan utilizar sin ser un peligro añadido». Secades anunció que el Ayuntamiento ya había concluido la señalización de limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en la llamada «zona 30» y que ya sólo resta la limitación de los llamados «carriles 30» en las «arterias» que unen la zona centro con la periferia.


Secades y García señalaron la necesidad de que los conductores ovetenses «se adapten a compartir la carretera con los ciclistas», para lograr «un "Oviedo redondo" más apacible para el ciudadano». Para fomentar el uso de la bicicleta, el Ayuntamiento tiene previsto organizar actividades en las escuelas, a través de talleres de seguridad vial con bicicletas eléctricas. «Sabemos que va a costar trabajo y que el cambio va a ser muy progresivo, no esperamos grandes resultados a corto plazo», reconoció Secades. «Y es cierto que la orografía y el clima no ayudan, pero hay ciudades peores y tienen muchos ciclistas por sus calles», añadió, «la mayoría de la gente tiene una bicicleta en casa, lo que queremos es que la saquen».


Además de la señalización vertical y de las indicaciones pintadas sobre la calzada, el Ayuntamiento ha instalado veinticinco «cojines berlineses», badenes en las calles de acceso al centro de la ciudad para obligar a los conductores a reducir la velocidad. «También contribuyen a llamar la atención de los conductores para que se fijen en la señalización vertical de "zona 30" y "prioridad bicicletas"», puntualizó.


Oviedo participa en el llamado «proyecto Sumobis» junto a otras tres ciudades españolas -Ponferrada, Burgos y Huelva- y dos europeas: Toulouse (Francia) y Lisboa (Portugal).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído