02 de febrero de 2011
02.02.2011

La UNESCO investiga el Prerrománico ante las denuncias por su estado de abandono

El Icomos, consejo asesor de la organización internacional, prepara un informe con pruebas fotográficas de los bienes culturales asturianos

02.02.2011 | 01:00
El interior de la iglesia de San Miguel de Lillo, en una imagen de archivo.

Pablo GALLEGO


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO en sus siglas en inglés, ha comenzado una investigación sobre el «estado real» del Prerrománico, ante las denuncias ciudadanas que alertan de su «abandono». La entidad responsable de este estudio es el comité español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), asesor de la UNESCO y representado en España por el profesor de la Universidad de Sevilla Víctor Fernández Salinas. «Hemos comenzado a revisar todos los bienes declarados de Interés Cultural en el Principado», afirma Fernández Salinas, «porque queremos contrastar estas quejas».


El informe, que según el responsable del Icomos ya se ha completado «en un 20 por ciento», podría estar concluido en junio. Y sus conclusiones, sobre todo las referidas a los monumentos «de Oviedo y del Reino de Asturias» declarados Patrimonio de la Humanidad en 1985 y 1998, podrían causar que la UNESCO «actúe».


Además de comprobar la veracidad de las denuncias, el estudio del Icomos pretende realizar «un diagnóstico básico» de cada monumento. «Las quejas han sido muy diversas y referidas a muchos lugares, así que estamos realizando una visión general y un registro fotográfico de todos los bienes», añade. En lo referente al Prerrománico, las «joyas de la corona» del arte en Asturias, Fernández Salinas afirma que el deseo del Icomos es reunirse con el director general de Turismo y Patrimonio Cultural del Principado, José Luis Vega Álvarez. «Lo hemos intentado en varias ocasiones, pero por diferentes causas aún no lo hemos conseguido», asegura.


Pero el responsable del Icomos no pone su objetivo sólo en los responsables del Gobierno regional. En el caso del Ayuntamiento de Oviedo, Fernández Salinas busca «un nuevo interlocutor», tras sus desencuentros con el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera. «Sólo se ha dedicado a descalificarnos cuando los informes del Icomos iban en contra de los deseos del Ayuntamiento -sobre todo, en el caso de las tres torres proyectadas por Calatrava para la parcela del Vasco, que según el Icomos amenazaban el entorno de la Catedral-, y no creo que tenga criterio urbanístico o patrimonial», apostilla el profesor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine