01 de agosto de 2011
01.08.2011
 

Olloniego, quince años de espera

El Ayuntamiento tiene pendiente desde 1996 un proyecto de adecuación del entorno del conjunto medieval, de propiedad pública tras una compleja expropiación

01.08.2011 | 02:00

L. S. NAVEROS

El conjunto histórico de Olloniego, compuesto por un torreón defensivo, un puente y las ruinas de un palacio del siglo XVII, permanece en el abandono, tras una intervención financiada por el Ayuntamiento a finales de los años noventa para consolidar los muros del monumento y cambiar la techumbre de la torre Muñiz. Aquel proyecto, redactado por el arquitecto José Rivas Rico cuando la larga expropiación del conjunto acababa de iniciarse, sólo se ejecutó en parte. En los archivos del Ayuntamiento de Oviedo hay otro, complementario del anterior, para urbanizar el entorno y permitir que el conjunto, declarado bien de interés cultural, sea visitable.


Cuando este proyecto fue redactado, el arquitecto responsable ya reseñó el pésimo estado en el que se hallaba el puente, de tres ojos y que se encuentra sobre un cauce seco, ya que en 1676 el río Nalón cambió su curso.


Si ya entonces, en 1996, acumulaba maleza en su estructura, en la actualidad, quince años después, el deterioro es aún más acusado. Todo el conjunto, que les costó a las arcas municipales 4,5 millones de euros en una larguísima expropiación plagada de pleitos y tasaciones, está tomado por la maleza y el puente amenaza ruina parcial.


El proyecto de urbanización del entorno del monumento que tiene redactado el Ayuntamiento plantea, en principio, la retirada de la maleza, además del desescombro y limpieza de la zona que se pretendía urbanizar.


El plan de Rivas, que complementaba el de consolidación que sí se ejecutó y que ha contribuido a evitar la ruina total del monumento, consistía en urbanizar el entorno de las tres piezas del conjunto, con terrazo pétreo de color arena, para salvaguardarlo de humedades. Planteaba, además, el arquitecto la construcción de una zona verde con senderos y espacios de estancia en el entorno, para poder disfrutar de la zona monumental, y la construcción de un aparcamiento de unas cincuenta plazas. La intervención requería de autorización de Patrimonio y seguimiento arqueológico, al tratarse de un bien de interés cultural.


Las primeras menciones históricas del puente sobre el Nalón en Olloniego datan del siglo XII. El resto del conjunto creció en torno a este paso, que fue portazgo de entrada a Asturias desde Castilla. La torre se construyó en el siglo XIV para que los soldados pudiesen vigilar el paso y garantizar que se pagasen los diezmos. Junto a esta torre se levanta un palacio barroco, antigua casa de Quirós, que fue propiedad de la familia González de Regueral hasta la expropiación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook