22 de diciembre de 2011
22.12.2011
 

La Tenderina pide socorro

Dos mil personas se manifiestan para pedir el fin inmediato de los actos vandálicos en el barrio y «exigir responsabilidades» - La Policía Nacional, que detuvo en la zona a doce menores de edad en los últimos meses, aumenta el dispositivo de vigilancia

22.12.2011 | 01:00
La cabeza de la manifestación de los vecinos de la Tenderina contra los actos vandálicos en la zona.

E. VÉLEZ
Dos mil vecinos de la Tenderina, según cálculo de la Policía Nacional, salieron ayer a la calle para protestar contra el aumento de los actos vandálicos en el barrio durante los últimos meses. A las siete de la tarde los manifestantes partieron de la plaza de San Javier, atravesaron la avenida de Torrelavega y llegaron a la travesía de La Quinta portando pancartas con «No más robos, atracos e insultos. Solución ya» y «Responsables: ¿quiénes son y dónde están?».

Pocos quisieron perderse la marcha, encabezada por los miembros de la Asociación de Vecinos «San Javier» y flanqueada por varias dotaciones de la Policía Nacional. «Soy la propietaria de una carnicería y hoy he cerrado por la tarde para poder asistir porque estoy harta de tener miedo», decía una residente junto a un nutrido grupo de comerciantes. El alcalde de barrio de Ventanielles, Enrique Jiménez, acudió a la manifestación «por cercanía, para pedir el fin de la violencia de un grupo de jóvenes y para dejar claro que no se trata de un acto racista ni de colores», en clara alusión a que los delincuentes nacieron en Marruecos. En este sentido, la presidenta de la asociación de vecinos, Sonia Rodríguez, señaló que «aquí hay muchos gamberros, pero no todos son marroquíes, eso sí, debemos exigir responsabilidades a quien corresponda».

En la esquina de la calle Comandante Janáriz con la Tenderina cinco chicos se burlaban de los manifestantes. «Eso no es nada. Aquí estamos acostumbrados a ver a quince chavales o más sentados e insultándonos todo el tiempo. Incluso han llegado a amenazarnos», comentaban ayer Nicanor Rodríguez y Raúl Chacón, vecinos y tenderos de Janáriz.

Los vecinos alabaron la labor de la Policía en el barrio durante los últimos meses. «Tanto la Nacional como la Local vienen inmediatamente cuando pasa algo y están vigilando, pero la situación es tan grave que llega un momento que es inabarcable, ya que sufrimos incendios, robos y asaltos continuamente», afirmó Rodríguez durante la marcha. La Policía Nacional ha llevado a cabo doce detenciones y setenta y cinco identificaciones en la Tenderina en los últimos meses con motivo de la puesta en marcha de un dispositivo específico para el barrio que, según el cuerpo de seguridad, «diseñamos tras comprobar que estábamos ante el inicio de lo que podría llegar a ser un problema de inseguridad». Entre las actuaciones policiales destaca la detención de un menor que robó a dos personas en la calle por el método del estrangulamiento, en noviembre. En la actualidad, los agentes han incrementado su presencia en el barrio tanto con personal uniformado como de paisano y mantienen contactos frecuentes con las asociaciones de vecinos.

El Ayuntamiento también ha tomado medidas contra la violencia en la Tenderina. El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, ha anunciado la demolición de catorce edificios deshabitados y en estado de ruina antes del mes de abril para evitar que los delincuentes utilicen las viviendas como refugio. La noche del 6 de diciembre un grupo de nueve personas prendió fuego a una casa abandonada ubicada junto al número 106 de la Tenderina, habitada por seis vecinos que tuvieron que ser desalojados durante dos horas ante peligro de intoxicación.

La última iniciativa contra los actos vandálicos en la zona parte de un centro deportivo de Comandante Janáriz que ofrecerá una clase de defensa personal gratuita a los vecinos de la Tenderina. El curso tendrá lugar mañana, de 18.00 a 19.30 horas, y según la dirección del centro, tiene como objetivo «enseñar nociones básicas sobre cómo actuar en una situación de robo con violencia, para evitarlo en la mayor parte de los casos o, de no ser así, sufrir el menor daño posible».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook