23 de diciembre de 2011
23.12.2011

La Tenderina protesta, pero no se libra de los robos

l Dos jóvenes asaltaron de madrugada una sidrería sólo ocho horas después de la manifestación

23.12.2011 | 01:00

E. VÉLEZ

Ocho horas después de que dos mil personas recorrieran las calles de la Tenderina para pedir el fin de los actos vandálicos en el barrio, dos jóvenes asaltaron de madrugada una sidrería de la zona por el método del alcantarillazo.


M. L. B. H., de 20 años, natural de Marruecos y con domicilio en Oviedo; y A. G. M., de 18 años, nacido en Gijón y vecino de Avilés, arrancaron la tapa de un registro de agua y la estrellaron contra la puerta del establecimiento, ubicado en la avenida de Torrelavega. Varias dotaciones de la Policía Nacional acudieron al lugar de los hechos tras recibir la llamada de un vecino en torno a las cuatro de la mañana e interceptaron a los dos jóvenes portando una caja registradora. Al percatarse de la presencia de los agentes, soltaron la caja y huyeron en dirección a la calle de la Tenderina, donde fueron detenidos, acusados de un supuesto delito de robo con fuerza. A. G. M., cuenta con cinco detenciones por delitos contra el patrimonio y M. L. B. H., fue arrestado quince veces por la misma causa. Ambos jóvenes serán juzgados hoy en una vista rápida.


La sidrería abrió ayer sus puertas y los trabajadores daban gracias «porque la cosa no haya pasado a mayores y no lograsen abrir la caja para robar la recaudación». Pese a que hace tres días la Consejería de Bienestar Social cerró el piso de acogida de la calle Comandante Janáriz gestionado por la ONG Trama, donde residían cuatro menores conflictivos, el ambiente en el barrio es tenso ya que algunos vecinos aseguraron haber visto ayer a «los mismos grupos de salvajes de siempre caminando por aquí». El Principado trasladó a los chicos a otro centro asistencial, pero los residentes insisten en que los actos vandálicos provienen de grupos de jóvenes de más de diez personas. Así lo aseguraba ayer durante la manifestación la presidenta de la Asociación de Vecinos «San Javier», Sonia Rodríguez, que insistía en que no todos los delincuentes proceden de Marruecos.


El presidente de la asociación de alianza hispano-marroquí «Azahara», Ismaili Mohammed, ha mostrado su apoyo a los vecinos de la Tenderina: «Estoy indignado con lo ocurrido porque nadie debe vivir en la inseguridad y lamento que algunos sean "mis hermanos" porque somos un pueblo que tiende la mano. Mucha gente me dice lo que está pasando en la Tenderina y sí que es cierto que buena parte de los jóvenes son de Marruecos, en concreto de Tánger». Para Mohammed, los pisos de acogida deben hacer un seguimiento de los jóvenes tutelados «que actualmente no existe».


El derribo de algunas de las viviendas deshabitadas y en estado de ruina del barrio, ocupadas con frecuencia por los delincuentes, comenzó ayer en la calle Madreselvas, tal como había anunciado el Ayuntamiento a través del concejal de Urbanismo, Alberto Mortera. En concreto los números 6 y 8 de la citada vía fueron demolidos en su totalidad y los inmuebles 2 y 4 de la travesía de la Quintana, que comunica el barrio con la calle del Rayo, serán derribadas en los próximos días. «El mayor foco de insalubridad se encuentra en la Quintana, así que el inicio de la demolición es urgente y le estamos dando prioridad por el bien de todos», señaló el edil.


Para la presidenta de la Asociación de Vecinos «San Javier», la respuesta del barrio ante la violencia fue «todo un éxito con la reunión de dos mil personas que nos hemos visto obligadas a salir a la calle y dar a conocer la situación en que vivimos por culpa de un grupo de inadaptados que campan a sus anchas».


En los últimos meses la Policía Nacional ha llevado a cabo en la Tenderina catorce detenciones (incluidas las de los dos jóvenes asaltantes de ayer) y setenta y cinco identificaciones gracias a la puesta en marcha de un dispositivo específico para el barrio que, según el cuerpo de seguridad, «diseñamos tras comprobar que estábamos ante el inicio de lo que podría llegar a convertirse en un problema de inseguridad». Los agentes han intensificado su presencia en el barrio con personal uniformado y de paisano, y mantienen contactos frecuentes con las asociaciones vecinales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído