14 de enero de 2012
14.01.2012

Javier Cacho: «La conquista del Polo Sur fue una carrera épica»

El científico abarrota el Auditorio con una conferencia sobre la primera expedición a la Antártida, en 1910

14.01.2012 | 01:00
Javier Cacho, durante su conferencia.

E. VÉLEZ

Con el público en el bolsillo. Así comenzó ayer su conferencia «La carrera al Polo Sur. Duelo en la Antártida» el científico y escritor Javier Cacho, en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.


Los secretos del apasionante viaje que los exploradores Roald Amundsen y Robert Scott iniciaron por separado en 1910 entusiasmaron al auditorio, que, como si de una película se tratara, siguió la explicación del conferenciante, que empezó haciendo un guiño a los tebeos de Asterix y Obelix. «Año 1909 después de Cristo. Todo el planeta ha sido explorado por el ser humano. ¿Todo? No. Dos zonas de hielo resisten. El Polo Norte y el Polo Sur».


Javier Gámez, en representación de la entidad organizadora de la charla, Tribuna Ciudadana, glosó la figura del conferenciante, «Javier, físico, científico y escritor, tiene un inmenso amor a la aventura y una gran capacidad para transmitir el drama y las emociones. Con esta conferencia nos meterá de lleno en la lucha del ser humano contra sus propios límites». Cacho no defraudó y explicó que «la conquista del Polo Sur fue una carrera épica, para mí, la mejor de la historia».


Los planes del noruego Amundsen y del británico Scott para conquistar la Antártida comenzaron a principios del siglo XX, «cuando dos expediciones norteamericanas llegaron al Polo Norte y ya tan sólo quedaba la Antártida por conocer», comentó Cacho. Ambos exploradores iniciaron una aventura por separado, con dos equipos diferentes y atravesando distintas rutas para lograr el objetivo principal; llegar al punto exacto en que se encuentra el Polo Sur.


Si bien Amundsen ganó la carrera porque su expedición fue la primera en llegar al centro de la Antártida, Scott está considerado como uno de los mejores exploradores de la historia al conseguir la misma hazaña, y fallecer durante su regreso en 1912. Según Cacho, «el viaje a la Antártida fue la última gran aventura del ser humano, porque, a partir de ese momento, no quedó nada más importante que descubrir en la Tierra y el hombre pensó en el espacio». Las diferencias entre las dos expediciones fueron notorias. Para Cacho, el noruego Amundsen era experimentado y muy meticuloso, por lo que contó con un grupo de 9 hombres de confianza y utilizó un equipo a base de trineos y perros. Por el contrario, el británico, «un militar acostumbrado a la guerra», prefirió rodearse de «todo un batallón de 25 personas», y atravesó el hielo con caballos y trineos.


En un tiempo de entre tres y cinco meses las dos expediciones tenían que recorrer 3.000 kilómetros; 1.500 a la ida, y otros tantos de regreso. «Lo curioso es que jamás se conocieron y llegaron a estar a 200 kilómetros de distancia en plena Antártida». Según Cacho, uno de los mayores problemas de la carrera para los exploradores fue «la gran barrera de hielo». Una pared vertical de 1.000 kilómetros de longitud y una altura de 70 metros, «que era prácticamente impenetrable». Tanto el noruego como el británico lograron superarla por dos puntos diferentes; rodeando una montaña, y a través de un paso de hielo. La ventaja de la expedición liderada por Amundsen fue evidente desde un principio, y llegó al Polo Sur 30 días antes que su contrincante. «Los perros fueron una opción mucho más acertada que los caballos para la aventura, como ha quedado demostrado a lo largo de los años ya que hoy en día todavía se utilizan estos animales para ir al Polo».


Cuando el británico Scott inició su regreso en 1911 tras llegar a la Antártida en segundo lugar, supo que él y sus hombres morirían de frío e inanición, y comenzó a escribir una especie de diario de a bordo. «Las causas del desastre no son debidas a una organización defectuosa de la expedición, sino a la mala suerte en todos los riesgos que teníamos que correr». El británico y todos los suyos fallecieron en el Polo Sur a los pocos días y sus cuerpos fueron encontrados por varias expediciones posteriores enterrados entre la nieve.


El científico y escritor Javier Cacho, conoce en profundidad el mundo de las expediciones extremas en el Polo Sur y es autor de varios libros especializados, «Amundsen y Scott. Duelo en la Antártida», «Antártida, el agujero de ozono», o «Pipi en la Antártida».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine