04 de febrero de 2012
04.02.2012

Música para escolarizar a niños en el Congo

Cada entrada del concierto que ofrecerá la Orquesta Clásica el día 12 servirá para pagar un mes de educación a un menor en Kinshasa

04.02.2012 | 01:00
Daniel Sánchez, Silvia Junco y Ana Esther Velázquez.

C. G. M.

La Orquesta Clásica de Asturias, bajo la dirección de Daniel Sánchez Velasco, ofrecerá el día 12 de este mes (domingo) un concierto en beneficio de la Fundación El Pájaro Azul. La función, que tendrá como marco el auditorio Príncipe Felipe, dará comienzo a las ocho de la tarde y en ella actuarán como solistas Adrián Barriuso (oboe) y Roberto Álvarez y Jaime Sixto (trompas). El programa incluye las siguientes obras: Concierto para oboe, de A. Marcello; Concierto para dos trompas, de J. F. Haydn, y Divertimento n.º 11, de W. A. Mozart.


El precio de las entradas para este concierto solidario es de 15 euros, «la misma cantidad que cuesta la educación de un niño al mes en el centro Bana ya Poveda de Kinshasa», en la República Democrática del Congo, el centro de acogida en el que colabora El Pájaro Azul desde su fundación, hace ahora tres años, señaló Ana Esther Velázquez, vicepresidenta de la institución, durante la presentación del concierto. Ella, junto al maestro Daniel Sánchez Velasco y la concejala de Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Oviedo, Silva Junco, dieron a conocer ayer el evento musical en el que participará una veintena de instrumentistas de la formación asturiana.


Ana Esther Velázquez, en ausencia de la presidenta de la sociedad, que se encuentra en el Congo, explicó el trabajo que desarrolla actualmente la sociedad a la que pertenece en el país africano, especialmente en el citado centro Bana ya Poveda, que traducido significa «niños de la calle». En este lugar, señaló, viven habitualmente cuarenta niños sin casa. «No se trata de un internado», explicó, «sino que el centro lo que busca es la reinserción de estos jóvenes en familias, ya sea en las propias o en otras de acogida». A partir del momento que estos jóvenes abandonan el centro tutelado por El Pájaro Azul, Bana ya Poveda sigue de cerca durante dos años la educación de cada niño, supervisando su evolución.


En este momento, Inmaculada González-Carbajal, presidenta de la fundación, se encuentra en Kinshasa, donde hace un seguimiento de los proyectos puestos en marcha en el centro Bana ya Poveda y con el grupo de mujeres L'Oiseau Bleu, centrados en un programa de alfabetización, de formación en nutrición y sanidad y, sobre todo, en fomentar la capacidad de cada una de estas mujeres para que puedan hacerse cargo de su propia existencia y la de sus hijos con autonomía y dignidad. Inmaculada González-Carbajal regresará de Kinshasa con material grabado para realizar un reportaje sobre la vida de algunas de estas mujeres y los proyectos puestos en marcha por el grupo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído