05 de abril de 2012
05.04.2012

Nazareno, lluvia y vía crucis en Santo Domingo

La procesión de la Hermandad fue sustituida por un acto en el interior de la iglesia, en la que el paso no pudo entrar

05.04.2012 | 02:00
La imagen, ayer, a la puerta de Santo Domingo.

Ángel FIDALGO

Más de un centenar de personas se protegían ayer con paraguas de la intensa lluvia en la explanada de la iglesia de Santo Domingo. Un poco antes de las ocho de la tarde todo hacía presagiar que la procesión del Nazareno se tendría que suspender. Así fue.

En los soportales del templo esperaba el paso acompañado de un grupo de gastadores del acuartelamiento del Cabo Noval, de la banda de música de la Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de un grupo de penitentes.

Diez minutos después se anunció por megafonía que la procesión estaba definitivamente suspendida, y que el vía crucis se realizaría en el interior de la iglesia, que en pocos minutos quedó abarrotada de fieles. El paso, por su altura, no pudo entrar en el templo, pero se colocó ante la puerta principal mirando hacia el altar.

Fue entonces cuando la banda de música interpretó una marcha solemne, con todos los asistentes mirando al Nazareno. Después se giraron hacia el altar y comenzó el vía crucis. En cada estación había un estandarte. Estaba previsto que el vía crucis se celebrara a las 21.30 horas en la plaza de la catedral, justo en la mitad del recorrido de la procesión.

El sacerdote recordó que en ese momento la fe de los ovetenses se encontraba en el interior de la iglesia de Santo Domingo, y que eso era lo realmente importante. En el exterior, algunas banderas nacionales colgaban de los balcones esperando una procesión que finalmente no llegó.

En el acto se constató, igual que en otras partes de España, que la prohibición de que los militares participaran en los actos religiosos de Semana Santa, impuesta por la ministra de Defensa del PSOE Carme Chacón ya estaba sin efecto.

Un grupo de militares del acuartelamiento del Cabo Noval, donde tiene base la Brigada de Infantería Aerotransportable (Brilat) había continuado con la tradición de la milicia de participar en estos actos procesionales.

Los cofrades de Nuestro Padre Jesús Nazareno sintieron que esta procesión, la única que celebran, se tuviera que suspender después de un año entero esperando este momento. Detrás quedaron los ensayos y sacrificios realizados por los penitentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook