30 de mayo de 2012
30.05.2012
la plaza del soul

Pequeños grandes mimbres

Un sábado con De Miguel, Wolfe y Quintana, y con «FMM»

30.03.2012 | 02:00
Componentes de «FMM»; a la derecha, su fundador, Fredi.

Puede que la combinación que se ha dado en el disco «Xota pa tres» (Everygoodsong Records) entre el pianista Jacobo de Miguel, el guitarrista Michael Lee Wolfe y la cantante Mapi Quintana estuviera ya escrita en el destino de sus participantes o en el fondo genético de la esencia de la música asturiana, si es que se puede hablar de eso, de ponerle fronteras a la partitura, quiero decir. Pero es que no deja de ser raro y precioso. Mapi Quintana tiene una voz de naturaleza poderosa que ha crecido en armonías no tradicionales fuera de España, en Holanda. Jacobo de Miguel es un pianista de formación clásica que descubrió el jazz de una manera obsesiva, casi tropezándoselo y abrazándolo al momento en toda su inmensidad. Michael Lee Wolfe... Bueno, Michael es el trovador americano errante. Lleva demasiados años afincado en Asturias y aquí ha hecho del negocio musical su pasión.


Tomadas por separado, son trayectorias poco frecuentes, excepcionales. Sumadas, ofrecen en este disco una aproximación a la música tradicional, la de aquí principalmente, delicada y muy compleja. En el difícil camino de encontrar una forma singular de retomar la tradición, De Miguel, Wolfe y Mapi Quintana han tirado por una caleya estrecha pero hermosa, que discurre entre la verdadera estética de lo mínimo y busca la belleza en lo esencial.


Todo eso se podrá ver en directo este mismo sábado, a las 20.30 horas, en el teatro Filarmónica. Creo que puede ser un concierto maravilloso, tan conmovedor como la versión del «I ain't go no home», de Guthrie, que han grabado. Un placer estético que tiene, además, algo de grito desgarrado. No sólo hermoso, sino necesario.


Con parecidos mimbres, los que buscan el acorde esencial, el rasgueo justo, la cadencia mínima, la música hilvanada, construyen «FMM» sus canciones. Fredi y los suyos hace ya unos cuantos años que aportaron a la historia del rock asturiano una de las mejores grabaciones del género autoral que se aleja de la vía principal. Quiero decir, alternativo, pero con prudencia. Eso se llamó «New software», salió a mediados de la primera década de este siglo XXI y todavía siguen trabajando en la continuación. Así que el concierto de mañana, sábado, a las diez de la noche en la sala Nuncajamás Drinks&Dreams (plaza del Paraguas), podría ser una especie de despedida oficial de aquel repertorio, aunque presentando, como llevan haciendo en sus últimas actuaciones, lo nuevo. Frágil y bello.


También mañana, sábado, jornada cargada de sesiones. Con motivo del quinto aniversario del local Noise se celebra un concierto-celebración en la Antigua Estación. Por segunda vez pararán en la sala «Jardin de la Croix», y estará acompañado por otras dos bandas: «Humo Humus» y «The Forth Cloud». La fecha se promete, pues, triple y de potencia, pues a las tres formaciones les gusta meterse en el largo recorrido y el rock complicado. Después del concierto en la Antigua, la fiesta seguirá en Noise.


Para hoy, viernes, el Pizarra Café, en la plaza de la Catedral, ofrece un programa que también tiene que ver con la música tradicional atacada desde otra forma. La voz de Ross Gala se pone al frente de «Rosaleda Jazz Quartet», combo veterano con repertorio delicioso. Será a medianoche. El Pizarra ofrece para mañana, como ha querido que sea costumbre, sus sesiones de tarde de tranquilidad lounge bajo el nombre «La dolce vita».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine