M. PÉREZ

La Escolanía San Salvador de Oviedo ha recogido 1.300 firmas que avalan su petición para que una calle de la ciudad lleve el nombre del maestro Alfredo de la Roza Campo. La solicitud, junto con las firmas, ya ha sido presentada formalmente en el registro municipal.

La iniciativa de la Escolanía comenzó en 2010, cuando el Ayuntamiento de Oviedo, en colaboración con este periódico, realizó una consulta popular para renombrar algunas calles de la ciudad, respondiendo a la ley de memoria histórica. El nombre de Alfredo de la Roza resultó entonces uno de los más respaldados. A partir de ahí, la Escolanía San Salvador -coro fundado y dirigido durante más de veinticinco años por Alfredo de la Roza- inició una campaña de recogida de firmas para solicitar al Ayuntamiento la concesión del nombre para alguna de las calles de la ciudad.

«Don Alfredo de la Roza Campo reúne en sí mismo méritos suficientes para dicha concesión por su labor como director de coros, especialmente por su labor en la Escolanía, por la cual han pasado centenares de niños y niñas ovetenses y la mayor parte de directores de coros asturianos en la actualidad», explica el presidente de la Escolanía San Salvador, Ignacio Rico Suárez. Además, Alfredo de la Roza también destacó al frente de la «Schola Cantorum» del Seminario Metropolitano, que llegó a ser referente nacional bajo su dirección, el Ochote Principado y la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo, resalta el presidente de la Escolanía San Salvador. Ignacio Rico tampoco se olvida de la labor docente de Alfredo de la Roza como profesor de Historia e Historia de la Música en el colegio del Seminario.

«No podemos olvidar su extensa e intensa labor compositiva para la renovación de la música litúrgica tras el Concilio Vaticano II, cuyas obras son en la actualidad cantadas por todos los monasterios del mundo y gran parte de los coros que prestan servicio a las iglesias de todo el mundo», añade en su argumentación la Escolanía San Salvador para que se conceda el nombre de una calle Alfredo de la Roza en atención a sus méritos.