Javier Suárez, párroco de la iglesia de San Juan el real, casará esta tarde a la primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba, Viengsay Valdés con el ovetense Carlos Herrero Franco.

La pareja se conoció en Cuba, donde Carlos Herrero, miembro de la conocida familia de empresarios asturianos, trabaja desde hace décadas en el sector turístico. Los novios han anunciado que será una boda discreta, aunque no faltará una representación de la familia cubana de la novia, hija de diplomáticos de la isla caribeña. Su padre, fallecido hace pocos años, fue uno de los primeros embajadores en el extranjero del régimen de Castro, con varios destinos, principalmente en el sudeste asiático. La madre también pertenece al cuerpo diplomático, habiendo desempeñado el cargo de cónsul en diversos países.

Viengsay Valdés está considerada por la crítica especializada una de las mejores bailarinas del mundo. Su boda se produce después de la actuación de su compañía, el Ballet Nacional de Cuba, esta semana en el Centro Cultural Niemeyer de Avilés.