Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Woody Allen le crecen las pintadas

Retiran de la escultura del cineasta una bolsa de basura con un cartel con la frase "Fuera pederastas de nuestra ciudad"

La bolsa de basura con la pintada, ayer, sobre la escultura de Woody Allen.

La bolsa de basura con la pintada, ayer, sobre la escultura de Woody Allen. Facebook

Esta vez no fueron a por las gafas, sino a por el tipo entero. Una enorme bolsa de basura cubría ayer la escultura que reproduce la imagen de Woody Allen en la calle Milicias Nacionales con una pancarta que invitaba a su retirada: "Fuera pederastas de nuestra ciudad", en clara

Agentes de la Policía Local de Oviedo retiraron la pancarta que ocultaba la escultura del cineasta al mediodía ante la atenta mirada de los viandantes, la mayoría ajenos a la polémica. Además de la pintada, sus autores colocaron también sobre la bolsa varias pegatinas con motivos infantiles que reproducían imágenes de personajes como Bob Esponja o Hello Kitty. Fuentes policiales consultadas explicaron que es habitual que la escultura de Woody Allen sufra "atentados diversos", pero que -al menos que el cuerpo policial tenga conocimiento- esta es la primera vez que se colocaba sobre la figura del cineasta una pancarta con una petición expresa para su retirada.

Y es que desde que la hija adoptiva de Allen, Dylan Farrow, publicase la polémica carta, las peticiones para la retirada de la escultura no sólo se han reproducido con la acción de ayer, sino que también han sido trasladadas al alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo. El regidor respondió en una red social a un usuario que clamaba por la retirada de la efigie de Woody Allen que "no lo han condenado" y que, en su opinión "hay que tener mucho cuidado con las imputaciones y las sospechas". Además, en otra conocida red social se ha creado un grupo -de momento es anecdótico, con medio centenar de miembros- que responde al título "Por la retirada de la estatua de Woody Allen en Oviedo".

Ajeno a la polémica con su escultura en Oviedo, el cineasta estadounidense se ha apresurado a tildar de "falsas y vergonzosas" las acusaciones vertidas por su hija. Los presuntos abusos a Dylan Farrow salieron a la luz por primera vez en 1993, a raíz de la ruptura de Woody Allen y Mia Farrow. La acusación llevó al cineasta a ser investigado, pero finalmente Farrow y su madre no presentaron cargos. La reacción del Allen se produjo un día después de la publicación de una carta abierta de Dylan Farrow en el diario estadounidense "The New York Times", en la que relata los presuntos abusos.

"Él me hablaba mientras lo hacía, susurrándome que si era una buena chica, que si ese era nuestro secreto, me prometía que iríamos a París y me convertiría en una estrella de sus películas", relató Dylan Farrow, que hoy tiene 28 años.

El Ayuntamiento de Oviedo inauguró la escultura de Woody Allen, reconocido admirador de la ciudad, en mayo de 2003, unos meses después de que el cineasta recogiese en el teatro Campoamor el premio "Príncipe de Asturias" a las Artes. Woody Allen regresó otras cinco veces al Principado tras recoger el galardón y también a la capital asturiana, que eligió como uno de los escenarios de su película "Vicky, Cristina, Barcelona".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats