Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cuarto de siglo sin "las prefabricadas"

El Buenavista II, construido para erradicar los aularios de barracón de la zona, cumple 25 años como "un colegio de referencia"

Los ponentes del aniversario del Buenavista II.

Los ponentes del aniversario del Buenavista II. NACHO OREJAS

María Dolores Morán es la única profesora del curso 1988-89 del colegio Buenavista II que sigue dando clase en el mismo centro. Sus alumnos -los de antes y los de ahora- la llaman Loli y cuando echa la vista atrás siente "cierto vértigo" al pensar en la cantidad de chicos a los que ha dado clase en 25 años. Algunos estuvieron ayer en el acto de conmemoración del primer cuarto de siglo de la escuela que sirvió para decir adiós a "las prefabricadas" de Buenavista; unos aularios en forma de barracón de obra con patio de recreo cubierto de guijarros.

Compartieron mesa con Loli la actual directora del centro, Carmen Fonseca; el escritor y articulista de LA NUEVA ESPAÑA, Pepe Monteserín; el director de Personal Docente, José Antonio Fernández Espina; la edil de Educación, Belén Fernández; y la presidenta de la AMPA, Emma Álvarez.

"Nos hemos convertido en un colegio de referencia en Oviedo gracias al trabajo del claustro, de las familias y del apoyo de las distintas Administraciones". La directora defendió así la trayectoria del centro, "de alto nivel educativo", y que integra desde hace unos años a alumnos con déficit auditivo.

Monteserín aprovechó la ocasión para hablar de las vocaciones profesionales, "que suelen emerger en la niñez, dentro del colegio", y aconsejó -medio en broma, medio en serio- no elegir ser escritor "porque apenas le deja a uno tiempo libre".

El director de Personal Docente de la Consejería de Educación felicitó a la comunidad educativa del Buenavista II por sus logros, mientras la concejala Fernández apuntilló que "algunas mejoras realizadas en el colegio fueron obra del Ayuntamiento "aunque no fuesen de competencia municipal". ¨

La portavoz de la AMPA urgió "a quien corresponda" a hacer un polideportivo cubierto, y la profesora veterana enumeró los cambios más significativos del colegio en los últimos 25 años; desde la ubicación del salón de actos que hoy ocupa el sitio del antiguo gimnasio hasta el comedor, instalado en los viejos vestuarios. "Fuimos testigos directos de la demolición del Carlos Tartiere. Y lo que nos queda". A por otros veinticinco.

Compartir el artículo

stats