Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la campaña navideña de controles de alcoholemia

Las patrullas, ante el aumento de accidentes, vigilarán las rotondas y sancionarán las maniobras sin señalizar con multas de hasta 200 euros

Señalizar una maniobra durante la conducción con las luces intermitentes del vehículo sirve para advertir al resto de usuarios de la vía de la intención del conductor ante un giro, un adelantamiento o un cambio de carril. El movimiento de empujar hacia arriba o hacia abajo la palanca del intermitente no se utiliza como debería en las calles de la capital asturiana. Al menos, así lo percibe la Policía Local de Oviedo, que ha detectado un "aumento considerable" de accidentes de circulación provocado por la falta de señalización de las maniobras, sobre todo en las rotondas. Para acabar con esta "mala práctica" y prevenir accidentes de circulación la Policía Local ha decidido emprender una campaña de denuncias a los conductores que se olvidan de poner el intermitente.

Así, las patrullas destacadas en las calles de la ciudad estarán "muy vigilantes" durante los próximos meses y denunciarán a los conductores infractores, que se enfrentan al pago de multas. Las sanciones por no señalizar debidamente una maniobra oscilan entre los 80 euros (falta leve) hasta los 200 euros (falta grave).

"La gente piensa que es una cosa menor, que no pasa nada por olvidarse de poner el intermitente, y sí que pasa. Nos hemos hecho un poco vagos en este tema, y es necesario corregirlo, porque se están produciendo muchos accidentes", indicaron ayer fuentes oficiales de la Policía Local. Las estadísticas de los atestados elaborados a raíz de los accidentes registrados en el casco urbano de Oviedo desvelan que, en los últimos años, ha aumentado el número de colisiones ocasionados por una mala o nula señalización de una maniobra, sobremanera en las rotondas, tan abundantes en el entramado de vías urbanas de Oviedo. "En general, los conductores las utilizan mal. Si además no señalizan la maniobra ni indican el carril al que se van a desplazar, es fácil que se produzca un accidente. De hecho, está pasando", indicaron las mismas fuentes policiales consultadas.

La campaña, en coordinación con la Dirección General de Tráfico (DGT) -como todas las que realiza la Policía Local de Oviedo-, consistirá en el despliegue de agentes observadores en los puntos más conflictivos de la ciudad. Las dos rotondas de entrada a la ciudad, en la plaza de Castilla y en la Cruz Roja serán algunas de las vías que controlen los agentes. También se ha registrado un aumento de accidentes de este tipo en la glorieta en la que confluyen calles como Samuel Sánchez y Ramiro I.

El Reglamento General de Circulación establece que cualquier maniobra que implique un desplazamiento lateral (un giro, un cambio de sentido o un adelantamiento) que comprometa a los demás usuarios debe ser advertido tanto de día como de noche con los indicadores de dirección del vehículo, para evitar el factor sorpresa en los demás y cualquier conflicto. "Las maniobras deben ser anunciadas, además, con antelación necesaria, no vale hacerlo a destiempo, con excesiva antelación o después de ejecutar la maniobra. Son cosas de manual que se olvidan y luego pasa lo que pasa", indican desde la Policía Local de Oviedo.

El mismo Reglamento General de Circulación establece la cuantía de las sanciones. Así, no advertir al resto de los usuarios de una maniobra con una señal óptica supone una infracción grave, sancionada con una multa de 200 euros (artículo 65.4 del reglamento). Además, no señalizar con antelación suficiente la indicación de una maniobra está considerado una infracción leve, que supone una multa de 80 euros.

Compartir el artículo

stats