Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre nacional de expertos en hipertensión

"La barriga cervecera es un mito"

Especialistas reunidos en la ciudad afirman que el consumo moderado de cerveza se asemeja al del vino como protector cardiovascular y no aumenta el perímetro abdominal

Lina Badimon y Ramón Estruch, ayer, en Oviedo.

Lina Badimon y Ramón Estruch, ayer, en Oviedo. NACHO OREJAS

"La barriga cervecera es un mito". Ramón Estruch, consultor senior en medicina interna del Hospital Clínico de Barcelona, se mostró ayer taxativo durante un congreso médico que se celebra en Oviedo. Su conclusión es clara y rotunda: en el marco de una dieta saludable (mediterránea), la cerveza desempeña un factor beneficioso similar al del vino. Eso sí, con un tope diario de "dos o tres cañas al día en los varones, y de una o dos cañas en las mujeres". Con el ya citado y relevante añadido: "El consumo moderado de cerveza no tiene por qué aumentar el perímetro abdominal ni dar barriga cervecera". "Si bebes mucha más cerveza, entonces el asunto cambio", apostilla.

El doctor Estruch pronunció la conferencia titulada "Efecto de los polifenoles de la dieta. Estudio Predimed", y la doctora Lina Badimon, directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC) impartió la charla "Papel de los polifenoles de las bebidas fermentadas". El escenario, la vigésima reunión nacional de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), que desde ayer y hasta mañana se desarrolla en la capital del Principado.

Ramón Estruch presentó un estudio sobre el papel de la cerveza. Primera observación: "Hemos analizado las características de los participantes en el estudio Predimed que beben regularmente cerveza. Y hemos comprobado que hacen una dieta mucho más sana que los no bebedores de cerveza, hacen más ejercicio, y su alimentación responde a una dieta mediterránea". Por consiguiente, "nuestra conclusión es que la cerveza desempeñaría un papel similar al vino" dentro de lo que es una dieta saludable.

En paralelo, los investigadores compararon la cerveza con alcohol, la cerveza sin alcohol y la ginebra, con el objetivo de indagar si los beneficios provienen del consumo moderado de alcohol o de los componentes de la cerveza, básicamente los polifenoles. "Hemos podido comprobar que los efectos beneficiosos -sobre la presión arterial, el colesterol o los marcadores de inflamación- eran similares en la cerveza con y sin alcohol, y por lo tanto pensamos que gran parte de esos beneficios vendrían de los componentes minoritarios de la cerveza", subraya el especialista catalán.

Con relación a la traída y llevada barriga cervecera, Ramón Estruch asevera que, entre los participantes en el estudio Predimed, "los bebedores de cerveza, siempre dentro de un patrón de moderación, tenían menos índice de masa corporal y menos perímetro abdominal que los no bebedores". En definitiva: ¿Es bueno beber cerveza? Respuesta de síntesis del doctor Estruch: "Con moderación, y dentro de una dieta saludable, no con patatas fritas, hamburguesas y perritos calientes, es saludable".

Los deportistas Herminio Menéndez, Alberto Suárez, Aida Nuño, José Manuel García Millariega, Juan José Cima, José Díaz Martínez, Vanessa Suárez y Nacho Cases respondieron ayer, en el Auditorio, a las preguntas del público sobre los beneficios del ejercicio físico y cómo iniciarse en él, en una de las actividades divulgativas de la Reunión de Hipertensión, en la foto.

Compartir el artículo

stats