Florencio Muñiz Uribe, arquitecto municipal durante más de tres décadas, falleció ayer en Oviedo a la edad de 90 años.

Uribe, que nació el 14 de enero de 1925 en Caborana (Aller), fue responsable del urbanismo ovetense con una larga lista de alcaldes, como Valentín Masip, Antón Rico, Manuel Álvarez Buylla, Higinio González, Eloína Suárez, Luis Riera Posada y Antonio Masip, entre mediados de la década de los 50 y principios de los 90 del siglo pasado.

Entre otras cosas, fue el responsable de la reforma del antiguo Carlos Tartiere de cara al mundial de fútbol de 1982, y del proyecto del Palacio de los Deportes junto a Ildefonso Sánchez del Río.

También llevó el proyecto de pavimentación del paseo de los Álamos, que se decoró con el conocido mosaico del artista gijonés Antonio Suárez. También realizó esculturas urbanas como los leones de la plaza de Castilla. El funeral por su eterno descanso se celebrará hoy en el Corazón de María para luego ser enterrado en el panteón que su familia tiene en Moreda.