DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicealcaldesa y concejala de Participación e Información (Somos)

Ana Taboada: "Los premios ´Princesa de Asturias´ están pasados de moda, hay otras prioridades"

"Con el PSOE hay sintonía porque tiene ansias de cambiar la ciudad; a IU le pesa la mochila del pacto con el PP"

Ana Taboada, en la Calleja de los Huevos cercana al Ayuntamiento, en el casco histórico.

Ana Taboada, en la Calleja de los Huevos cercana al Ayuntamiento, en el casco histórico. LUISMA MURIAS

-¿Usted siente que es la verdadera alcaldesa de Oviedo?

-Lo que siento es que hay mucha gente en la calle que me agradece lo que hicimos el 13 de junio, que fue ceder un puesto por el interés general. Eso fue algo inédito en política española.

A Ana Taboada (Oviedo, 1972) muchos le consideran "alcaldesa" aunque ella minimice el comentario con una sonrisa esquiva. Su grupo, Somos, fue el más votado del tripartito, por algo ella salió al balcón del Ayuntamiento el mismo día de la investidura. Es vicealcaldesa y concejala de Participación y ocupa un despacho austero. En la mesa tiene una botella de agua de plástico vacía, una taza con el escudo de Oviedo y varios archivadores amarillos. De discurso pausado y cercano, Taboada viste de gris y sus labios rojos van a juego con sus uñas. La entrevista empieza salpicada por dos sonidos: el primero es el tono de los mensajes que le llegan a Telegram (una aplicación similar al Whatsapp) donde comparte confidencias con sus concejales y donde su jefe de prensa, presente en la entrevista, les envía las noticias cada día a las seis de la mañana. El segundo es de los silbatos de los trabajadores de Recaudación, que protestan en la plaza del Ayuntamiento.

-¿Un gobierno de izquierdas puede permitirse tener a trabajadores abucheándole porque van a ser despedidos?

-Es un asunto sensible. Hablamos de impuestos. Siempre dijimos que queríamos revertir a lo público lo que esté privatizado.

-¿Estos trabajadores son menos que otros que están en la misma situación?

-Soy comprensiva con su situación personal. Les entiendo. Pero esto es una decisión política y las decisiones políticas tienen sus consecuencias.

-¿Habrá prórroga?

-Lo estamos valorando.

-¿Gobernar era así?

-El gobierno está avanzando más despacio de lo que a mí me gustaría. Nos encontramos un Ayuntamiento con una situación difícil en lo personal y una falta de control total sobre los servicios públicos en manos privadas.

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido hasta ahora?

-Hemos descubierto que se han prometido cosas a la gente que ni siquiera estaban recogidas en el último presupuesto municipal.

-¿Le han salido muchos más amigos desde que tiene poder?

-Sí. Ha venido mucha gente que no conocía porque hemos abierto las puertas.

-Del 1 al 10, ¿qué nota le pone al tripartito hasta ahora?

-Entre un 6,5 y un 7.

-¿En qué se nota el cambio?

-Recibimos y escuchamos a todo el mundo. Sacamos lo que estaba pasando con las subvenciones, que casi un 70 por ciento eran nominativas y no de libre concurrencia. Luchamos para que el personal trabaje en condiciones de dignidad. Abrimos el Ayuntamiento al colectivo homosexual, pusimos sobre la mesa la violencia machista...

-De ustedes, que son nuevos, dicen que les puede el ímpetu, las ganas de cambiar las cosas.

-En otras ciudades del cambio se han adoptado medidas de higiene democrática de forma inmediata. Aquí se quiere hacer de forma sosegada y nosotros estamos expectantes.

-Becas de comedor, distritos, escuelas infantiles. ¿Aciertan cuando rectifican?

-Eso es una manipulación interesada. En los comedores adoptamos en 15 días una medida con carácter urgente. Fue un éxito. En agosto no podían abrir porque no había personal. No es que hayamos rectificado.

- ¿Pero rectificar es malo?

-No. Ellos (por el PP) parten de que siempre han gobernado con mayorías absolutas. Y las mayorías conllevan imposiciones absolutas. Ahora no es así. No se nos caerán los anillos si tenemos que reconocer algo.

-Como hicieron con las trabajadoras de las escuelas infantiles, por ejemplo.

-Las escuchamos y vimos la necesidad de conservar la plantilla pese a los recortes. Vimos que, según avanzaba el tiempo, se cubrían las plazas.

-Distritos. Quiso modificar el reglamento y el documento se aprobará igual.

-Que me hablen de rectificación aquellos que ni siquiera fueron capaces de aprobar el reglamento deja mucho que desear. Lo que hemos hecho es posponer el debate. Es un reglamento inacabado en el que no está recogida la forma de funcionar de los distritos, que llevan 11 años de retraso.

-¿Cuándo los habrá?

-Mi área no tiene personal. La idea es dotarla y que durante este mes se pongan en marcha para participar en el presupuesto.

-¿Cómo podrán los vecinos participar en los presupuesto?

-Estamos diseñando una aplicación informática. Y también en los centros sociales habrá un punto de votación. Haremos, además, un recorrido por los barrios viendo las necesidades in situ.

-¿Al tripartito le ha fallado la comunicación?

-Somos tres socios distintos y en el debate está la riqueza. Nuestras juntas de gobierno duran tres horas, no diez minutos como con el PP. Ahora sí hay interés en hacerlo bien.

-¿El PSOE es el socio que se imaginaba?

-Me está sorprendiendo gratamente. Tenemos sintonía en cuando a cuestiones de calado. Este PSOE tiene ansias de cambiar la ciudad.

-¿IU?

-Le pesa la mochila de haber estado hasta hace dos días pactando con el PP y siendo al mismo tiempo oposición. Esa mochila le está generando contradicciones internas.

-¿Qué le parece el papel del PP en la oposición?

-Veo a un PP débil. Generan polémicas y quieren hacernos parecer que somos un gobierno en desacuerdo y falto de sintonía. Están debilitados. Sobre todo por el 'caso Pokemon'.

-Dice Caunedo que no tiene nada que esconder.

-Estoy esperando a que enseñe las facturas que pagó en los viajes. Se defendió a través de un comunicado, no en persona.

-¿Qué tal su relación con él?

-Inexistente. No le veo por aquí, no viene mucho. Ha estado 100 días ausente.

-Prometieron levantar alfombras. ¿Lo están haciendo?

-Sí.

-¿Y están encontrando algo?

-Sí. Cuando tenga que salir, saldrá. Hay que ser prudentes.

-¿Cuánto va a durar en el discurso del gobierno la herencia dejada por el PP?

-Son 24 años del PP y hay mucho que desmontar. Es mucho tiempo despatrimonizalizando el Ayuntamiento.

-¿Cree que su discurso se debilita sin el PP?

-Para nada. No es tanto el PP, es lo que ha pasado en política estos años: bipartidismo, corrupción, gestión de lo público. Le toca al PP porque ha estado 24 años. Pero si tenemos que criticar al gobierno autonómico lo haremos con tranquilidad.

-¿Le gustaron las pasadas fiestas de San Mateo?

-Son mejorables. Tenemos que hacer un esfuerzo para recuperar la plaza del Paraguas, los conciertos que había allí. Hay que democratizar las fiestas. Que no se le haga un traje a medida a determinados productores.

-¿Por qué se abstuvo en la votación de la Noche Blanca?

-Creo que gastarse 130.000 euros en una noche habría que repensarlo. Con ese dinero se podría hacer lo mismo en diferentes días. Es un modelo muy espectacular, pero nosotros queremos una cultura del día a día.

-¿Los premios "Princesa" de Asturias son buenos o malos para la ciudad?

-Le dan un toque añejo. Que vengan los Reyes, ponerse de largo... Este tipo de eventos son de otra época y están pasados de moda.

-El Alcalde dice que hay que mantenerlos sí o sí. Con la subvención incluida.

-Estos premios están fomentados por grandes promotores y esos promotores podrían hacer frente al gasto al cien por cien. Estamos hablando desde la familia Masaveu hasta grandes entidades bancarias. Si quieren hacer autobombo de la institución monárquica que la hagan, pero no con el dinero público. Hay otras prioridades.

-¿Usted va a ir al acto?

-No.

-¿Y a la acera de enfrente a manifestar su descontento?

-Estaré con la gente con la que he estado siempre.

-Relaciones con la Iglesia. Quieren cobrarle el IBI.

-Debe haber igualdad de condiciones para aquellos locales que no estén destinados al culto o a la actividad social.

-¿Un ayuntamiento está para hacer boicots?

-Hay que atender casos concretos y ver hasta dónde podemos llegar. Lo de Coca Cola fue un caso flagrante de incumplimiento laboral.

-¿Qué posición tiene respecto al boicot planteado al Reconquista?

-Apoyar a esos trabajadores hasta el final.

-¿Es partidaria de que el Ayuntamiento se endeude?

-En este tema el PP coartó la autonomía local, sobre todo en lo referente a la plantilla municipal. Apostaremos por las inversiones necesarias y por promover el empleo público. Debe haber una reforma en el ámbito local para devolver competencias a los Ayuntamientos.

-¿A usted le gusta el fútbol?

-No mucho, la verdad.

-¿Apoya la cesión de las instalaciones de El Asturcón al Real Oviedo para su ciudad deportiva?

-Todavía no existe una propuesta formal. Hay un concurso y si quieren que presenten el proyecto. Lo que tenemos claro es que el Ayuntamiento no puede permitirse gastar 1,3 millones de euros al año en mantener esa instalación.

-¿El Real Oviedo es prioritario para este gobierno?

-Sí, claro. Y se está viendo con toda la reforma del Carlos Tartiere, que estaba en absoluto abandono por parte del anterior equipo de gobierno, como reconoció el anterior alcalde.

Compartir el artículo

stats