Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad contradice a los pediatras y cuestiona la vacuna de la meningitis B

La Consejería sostiene que la eficacia de la inmunización es muy limitada entre los niños y avala que se posponga su financiación pública

La vacuna de la meningitis B tiene una eficacia muy limitada y sólo debe ser incluida en el calendario vacunal -y por lo tanto financiada por la sanidad pública- una vez que se demuestre que su efectividad es equiparable a la de las restantes inmunizaciones que forman parte de ese programa. Ésta es la versión defendida ayer por Ismael Huerta, jefe del servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Sanidad del Principado. Dicho de otro modo, ésta es la postura del Gobierno asturiano, consensuada -según el doctor Huerta- con las restantes comunidades autónomas del país en el marco de la Comisión de Salud Pública.

La vacuna de la meningitis B_está en el candelero debido a que su venta en farmacias comenzó el pasado 1 de octubre, pero muy poco tiempo después se agotaron las existencias debido a la alta demanda. Esta circunstancia ha motivado la angustia de un volumen notable de familias asturianas que desean proteger a sus hijos. La mayoría de los pediatras de la región recomiendan la inmunización al considerarla "muy efectiva" frente a una enfermedad que tiene como síntomas principales una fiebre muy alta, manchas rojas en la piel y vómitos, y que es capaz de provocar una infección generalizada e incluso la muerte.

Ismael Huerta pronunció ayer una charla dirigida al personal de la Consejería. Su posición se resume del siguiente modo. A los niños pequeños se les aplican tres dosis en el primer año y una más cuando cumplen un año. "Un año más tarde, la protección ha disminuido apreciablemente, sobre todo para tres componentes de la vacuna", señala el doctor Huerta. Así pues, en los más pequeños la protección "es de corta duración". En cambio, en los adolescentes dura más. "El problema es que el riesgo de enfermedad se centra en los más pequeños, que es donde debería conseguirse la protección", argumenta el jefe de Vigilancia Epidemiológica.

En lo que concierne a la población adolescente, la vacuna ha demostrado un buen nivel de protección directa, "pero el riesgo de sufrir la enfermedad a esas edades es bajo". A juicio de Huerta, la vacuna sería incluible en el calendario general "si con ella se consiguiera evitar la transmisión del virus entre personas," pero sucede que "en el único estudio que se ha realizado hasta ahora el efecto en este sentido es muy pequeño".

Los datos

E La vacuna de la discordia. Denominada "Bexsero", la inmunización de la meningitis B cuesta 106,15 euros por dosis. Dependiendo de la edad del niño, deben administrarse entre dos y cuatro dosis. La vacuna está disponible en las farmacias españolas desde el pasado 1 de octubre. Debido a la fuerte demanda, se ha agotado. Previsiblemente se normalizará el suministro en pocas semanas.

Compartir el artículo

stats