Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pediatras del HUCA y de Cabueñes hacen guardias en Arriondas

"Unos centros deben apoyar a otros, no hay medicos de esta especialidad en paro", asegura el Principado

Área de neonatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Área de neonatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). LNE

A los pediatras del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) les ha surgido un pluriempleo. Y contra su voluntad. Desde principios de este mes están viéndose obligados a desplazarse a Arriondas para realizar guardias, e incluso jornadas ordinarias, en el Hospital del Oriente. Lo mismo les sucede a los especialistas

Los pediatras de Cabueñes y del HUCA consideran muy probable que en las próximas semanas se les asignen también guardias del Hospital de Cangas del Narcea, en el que hay una baja por paternidad y está prevista otra más larga por un embarazo de una facultativa. "Estamos hablando de hospitales que deberían tener cinco pediatras, y tienen tres o cuatro. En cuanto surge un contratiempo, los esquemas organizativos saltan por los aires", señalan los profesionales.

En los centros hospitalarios de las alas de Asturias resulta relativamente habitual que algunos servicios sufran escasez de facultativos. A juicio de los pediatras de Oviedo y Gijón, estos problemas obedecen a "una completa falta de previsión y de organización, porque en muchos casos están anunciados desde mucho tiempo antes". La consecuencia, agregan, es que "este mes en Arriondas va a haber unos veinte días en los que no se cubran ni siquiera las mañanas, y en abril va va suceder lo mismo; y si esto se prolongara más tiempo la situación podría convertirse en insostenible".

La solución que ha arbitrado el Servicio de Salud del Principado (Sespa) pasa por recurrir a pediatras de los dos grandes hospitales de la región, y no sería extraño que en las semanas venideras se incorporaran al plan alternativo los del Hospital San Agustín de Avilés.

Los especialistas sostienen que sus protestas "no son una pataleta", sino que tienen fundamentos sólidos. Por una parte, el programa informático del Hospital del Oriente es distinto al de los centros sanitarios de procedencia. Por otra, en los servicios de pediatría de gran tamaño -como los de Oviedo y Gijón- los pediatras están especializados en áreas concretas (neonatología, alergias, problemas respiratorios, cardiología...) y pueden llevar años sin dedicarse a tareas más generales. "Hay compañeros que tienen muy poca práctica en la atención de partos", señalan las citadas fuentes. Así las cosas, apostillan, "quizá sería mucho más razonable derivar esos partos a Gijón o a Oviedo que recurrir a pediatras que tienen un poco olvidadas esas habilidades".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats