Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias suena en La Habana

Hevia entrega a la agrupación de gaiteros de la capital cubana doce gaitas y un lote de métodos distribuidos en su día por LA NUEVA ESPAÑA con el periódico

Asturias suena en La Habana

Asturias suena en La Habana

José Ángel Hevia no quiere que la pasión por la gaita desaparezca en Cuba. Por eso el músico maliayo ha reunido doce instrumentos y un lote de métodos de aprendizaje de gaita y tambor distribuidos en su día por LA NUEVA ESPAÑA con el periódico para la agrupación de gaiteros

"Fui de visita a La Habana el año pasado, alquilé un Chevrolet de 1954 y conduje hasta unos jardines. Al abrir la puerta escuché el sonido de una gaita asturiana. Sorprendido me acerqué y vi que estaban ensayando en el parque", relata Hevia. "Allí hay centros asturianos, aunque parecen únicamente restaurantes. No sé por qué motivos no les prestan un lugar para poder ensayar", añade Hevia. Precisamente en este sentido van las reivindicaciones de Susana de la Cruz. "Es genial poder aprender a tocar la gaita gracias a los cursos que ofrece el Principado, y aún mejor llevar material para la agrupación. Pero si no nos dan un espacio para ensayar, y poder enseñar a los más jóvenes, esto acabará muriendo. Parece que en el Centro Asturiano sólo hay sitio para restaurantes, no para la cultura", señala la gaitera cubana.

Tras comprobar sobre el terreno estas carencias que expone De la Cruz, Hevia regresó a España con la idea de conseguir unas cuantas gaitas, que finalmente fueron donadas por la Fundación Liberbank, en cuyo nombre asistieron ayer a la entrega José Luis Fernández, Inmaculada D'Ocón y Enrique López. "Sabía que había un remanente de gaitas de la Fundación Liberbank. Pensé que era una buena recompensa a su voluntad férrea de mantener la agrupación de La Habana a pesar de las dificultades", explica Hevia. "Todo fue muy sencillo, ya que en Asturias todo el mundo se vuelca nada más que explicas que quieres ayudar a Cuba. Seguimos sintiendo la isla como nuestra", añade.

Además de las gaitas y métodos, también ha conseguido las payuelas y payones para hacerlas sonar de manera óptima. "Estoy muy agradecido a Elías Martínez, gracias a él podemos donar las payuelas. También a Pelayo Fernández y a José Luis Zapico, que nos hicieron llegar unos payones desarrollados en la Escuela de Ingenieros de Gijón, y que son ideales para soportar el cambio de temperatura que sufrirán en La Habana", señala Hevia.

Gracias al interés mostrado por Hevia para ayudar a Susana de la Cruz y sus compañeros de agrupación, la gaita seguirá roncando en La Habana.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats