Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aplicación de la ley de Memoria Histórica

Proponen dar a militares republicanos y a mujeres las calles con nombre franquista

Los miembros de la comisión de expertos afines al gobierno piden vías para el coronel José Franco Mussió y la profesora Amparo Pedregal

Proponen dar a militares republicanos y a mujeres las calles con nombre franquista

La mesa de trabajo para la aplicación de la Memoria Histórica en la ciudad, integrada por los tres socios de gobierno (Somos, PSOE e IU) y varias asociaciones especializadas, está trabajando sobre los nombres que se pondrán a las veinte calles de la ciudad que se retirarán en los próximos meses por ser franquistas. Algunos de los miembros de esa mesa de trabajo, que acordó el plan de retirada de vías y placas franquistas adelantado el domingo por este diario, ya han comunicado al gobierno sus propuestas, en las que figuran denominaciones de militares republicanos y mujeres. Entre los candidatos a tener una calle en esa lista están los nombres de los militares José Franco Mussió y José Gállego, que se mantuvieron leales a la República, o los de mujeres como la historiadora Amparo Pedregal o la atleta Estela García, triunfadora en los campeonatos de España disputados este fin de semana en Gijón y que participará el mes que viene en los Juegos Olímpicos de Brasil.

El gobierno sostiene que todavía ni tiene decidido ningún nombre ni siquiera la manera de asignarlo y emplaza a futuras reuniones para tener preparada de forma íntegra la propuesta. La siguiente reunión, explican desde la propia comisión, está prevista para comienzos del otoño. Allí se tratarán las distintas posibilidades para renombrar las 20 calles previstas, las dos plazas, y los dos centros educativos (uno de ellos el colegio de la Gesta).

Allí llevará su propuesta Laura Díez, presidenta de la asociación "Trece Rosas" y exedil socialista, que sostiene que es un buen momento para homenajear a ciertas mujeres en el callejero de la ciudad. Por ejemplo a la profesora Amparo Pedregal, historiadora de la Universidad de Oviedo y uno de los referentes del feminismo, fallecida repentinamente el año pasado. O por ejemplo a la atleta olímpica Estela García, barcelonesa de nacimiento pero ovetense de adopción, ganadora de dos medallas de oro en los campeonatos de España de velocidad. Laura Díez propondrá una calle que se llame "Trece Rosas" y recuperar nombres tradicionales de la ciudad "como la calle La Rosaleda o la de Los Oficios". "Es buen momento para volver a tener en Oviedo nombres de lugares o gremios históricos y desaparecidos", aseguró Díez.

Carmen García, historiadora de la Universidad de Oviedo y miembro de la comisión de Memoria Histórica que debatió el plan, aseguró ayer a este diario que ella ya planteó poner a alguna calle nombres de "algún militar leal a la República". Y citó dos ejemplos: José Franco Mussió y José Gállego. El primero, explicó, fue director de la fábrica de armas de Trubia (asesinado por las tropas franquistas en 1937). José Gállego, por su parte, fue otro militar republicano que estaba de vacaciones en Gijón cuando estalló la Guerra Civil (estaba destinado en Santander). Gállego fue "uno de los que dirigió el asalto" al cuartel del Simancas de Gijón. "Se quitan muchos nombres de militares y estaría bien poner otros de algún militar leal a la República", insistió Carmen García, una de las integrantes de la comisión que más discrepó respecto a la retirada de algunas calles recogidas en el plan. García, no obstante, considera "satisfactorio" el acuerdo global porque, "a pesar de que hubo grandes y enconadas discusiones" la propuesta fue "aprobada por la mayoría".

Laura Díez mantiene la misma opinión sobre la totalidad del acuerdo. "Conseguimos llegar a una buena propuesta tras mucho trabajo. Después de tanto tiempo ya era hora que esta ciudad cumpliera la ley. Porque es lo que queremos: que se cumpla la ley para que se puedan cerrar las heridas", dijo, y calificó la mesa de trabajo como una comisión "donde se aportaron muchas y buenas cosas". "Se van a cambiar calles que se deberían haber cambiado hace mucho tiempo", agregó Díaz, que pidió unidad a sus compañeros para que "todos vayamos juntos en esto".

Frente a estos miembros de la comisión que propuso el cambio de nombres, la presidenta de Foro, Carmen Morilla, aseguró ayer que "el tripartito utiliza el callejero para hacer revisionismo de parte con la historia de Oviedo e intentar dividir sectariamente a una sociedad que está demostrando mucha más madurez que ellos mismos". Morilla acusó a los tres socios del gobierno local (Somos, PSOE e IU) de aplicar la Ley de Memoria Histórica de forma "revanchista" al idear un plan que, a su juicio, carece de "consenso".

"Ignorar por decreto en la memoria histórica de Oviedo los nombres de la sublevación de 1934 contra el Gobierno legítimo de la República, cuyas huellas en la Universidad o en la Cámara Santa son imborrables, demuestra una actitud contraria al espíritu de reconciliación y concordia que proclama la Ley", señaló Morilla, que añadió que "las prisas que se quieren imprimir a este Plan refleja el revanchismo y las verdaderas prioridades de un gobierno al que Oviedo se le ha quedado pequeño desde el minuto uno". La presidenta de Foro cree que "Oviedo padece problemas infinitamente mayores".

Compartir el artículo

stats