Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El HUCA envía pacientes psiquiátricos a Gijón y Langreo por falta de camas

Los profesionales sostienen que la escasez de plazas en el Hospital Central obliga a dar altas prematuras y genera colas para ingresar

Vista del HUCA desde la azotea de uno de los edificios colindantes.

Vista del HUCA desde la azotea de uno de los edificios colindantes. LNE

Las 29 camas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) destinadas a enfermos mentales están saturadas y esta circunstancia está obligando a derivar enfermos a los hospitales de Jove (Gijón) y Valle del Nalón (Riaño). Los psiquiatras de la región sostienen que la dotación de plazas del complejo sanitario de La Cadellada es escasa. Esta circunstancia, agregan, está impulsando a agilizar altas de pacientes con trastornos graves que requerirían estancias más largas y que terminan siendo ingresados de nuevo, con los consiguientes riesgos y perjuicios para el propio paciente y su entorno familiar.

"Toda la red de salud mental está mal dimensionada. La demanda es elevada, los recursos disponibles son insuficientes y esta escasez se plasma en distorsiones que son particularmente visibles en el HUCA", subraya Pilar Saiz, presidenta de la Sociedad Asturiana de Psiquiatría y psiquiatra del centro de salud mental de La Corredoria.

El Hospital Central dispone de 24 camas para pacientes adultos y de 5 para adolescentes de 12 a 17 años. Los niños menores de 12 años son ingresados en el área de pediatría. Ayer mismo, las 29 camas estaban ocupadas. Esta circunstancia es habitual en la planta de adolescentes, lo que propicia, según los especialistas, que se aceleren determinadas altas y que se registren colas para ingresar. En el caso de las camas de adultos, el cartel de lleno no está colgado de forma permanente, pero sí con frecuencia.

Los problemas de este tipo suelen incrementarse en los meses de verano, debido a que los centros de salud mental están más escasos de plantilla -puesto que muchas bajas no se cubren- y aumenta la afluencia de enfermos mentales al servicio de urgencias del HUCA, donde algunos de ellos terminan siendo ingresados.

Los hospitales de Jove y Valle del Nalón, además del Álvarez Buylla de Mieres y el San Agustín de Avilés, constituyen las alternativas que se ofrecen a los enfermos cuando el Hospital Central está saturado. Estos últimos días, las derivaciones están siendo relativamente frecuentes. Según ha podido saber este periódico, una de ellas fue la de una joven que llegó a desnudarse en la puerta de una discoteca de Oviedo, una triste historia que ha tenido un amplio eco en las redes sociales. Anteayer lunes pudo ser trasladada al HUCA.

En el ámbito psiquiátrico, el Hospital Central da servicio a las áreas sanitarias de Oviedo y de Cangas del Narcea. Pilar Saiz realiza una estimación sobre una población adulta total de unas 340.000 personas, sumando ambos territorios. Y obtiene una dotación de 7 camas hospitalarias de uso psiquiátrico por cada 100.000 habitantes. "El HUCA está por debajo de los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 10 camas por 100.000, de los globales de cualquier país europeo y por debajo del resto de la región", subraya la doctora Saiz, quien además ejerce en la Universidad de Oviedo como profesora titular y está acreditada como catedrática.

La presidenta de la Sociedad Asturiana de Psiquiatría subraya que la derivación de pacientes fuera de la propia área sanitaria -en este caso, la que tiene Oviedo como cabecera- "resulta perjudicial, porque interrumpe la continuidad de los cuidados y genera dificultades y gastos en desplazamientos a las familias que quieren atender adecuadamente al paciente hospitalizado".

Compartir el artículo

stats