Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad potencia Silicosis, que tendrá director propio y deja de depender del HUCA

El Principado da un giro a su política sobre el centro sanitario para cumplir el acuerdo de investidura con IU

Edificio del Instituto Nacional de Silicosis, ubicado junto al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Edificio del Instituto Nacional de Silicosis, ubicado junto al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). LNE

El Instituto Nacional de Silicosis dejará de formar parte del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y pasará a depender directamente de la gerencia del Servicio de Salud del Principado (Sespa). Asimismo, contará con un director propio, que será nombrado próximamente. Así lo explicó José Ramón Riera, gerente del Sespa, quien precisó que este cambio afecta al departamento técnico de Silicosis y al ámbito de la neumología ocupacional, dedicada al tratamiento de enfermedades respiratorias derivadas de la inhalación de polvo en minas, canteras, trabajos con piedra o explotaciones de naturaleza similar.

Con esta medida, Sanidad da cumplimiento a una de las medidas acordadas con Izquierda Unida en el pacto de investidura que a mediados de 2015 aupó a la presidencia del Principado al socialista Javier Fernández. El Sespa se propone solicitar al Ministerio de Sanidad para el Instituto de Silicosis la acreditación como centro de referencia nacional de acuerdo con la regulación legal actualmente vigente.

Este movimiento de la Consejería de Sanidad ya había sido anticipado por este periódico el 19 de noviembre de 2015. Supone un giro a la política impulsada por el anterior equipo dirigente de la Consejería. En febrero de 2015, el entonces titular de Sanidad, Faustino Blanco, afirmó en la Junta General del Principado que, en el nuevo HUCA, el Instituto Nacional de Silicosis "mantiene su especificidad", y que "todos sus servicios asistenciales están perfectamente integrados y singularizados, por lo que se utilizan mejor los recursos disponibles".

Los actuales responsables sanitarios ven las cosas de otra manera, pese a que en una repuesta a una pregunta escrita formulada por el diputado regional de IU Gaspar Llamazares a principios de este año admitían que la capacidad asistencial e investigadora de Silicosis "no se ha visto mayormente menoscabada".

El Instituto Nacional de Silicosis abrió sus puertas el 18 de julio de 1970. En los últimos años venía formando parte del área de gestión clínica del pulmón del Hospital Central, bajo la dirección de Pere Casan. Según José Ramón Riera, la Consejería aspira a lograr una interlocución más directa entre los servicios centrales del Sespa y la dirección de Silicosis. Asimismo, tiene previsto elaborar una relación de puestos de trabajo (RPT) que permita adscribir al Instituto a todos los profesionales que trabajan de forma directa o indirecta para el centro, "con especial referencia al Departamento Técnico".

En esta misma línea, está previsto que Silicosis sea reconocido como centro de gasto, de modo que pueda tener imputación de gastos y asignación de presupuesto diferenciado. "Queremos dar una mayor visibilidad a lo que el Instituto Nacional de Silicosis ya hace y a lo que puede hacer en el futuro", indicó el gerente del Servicio de Salud.

Compartir el artículo

stats