Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aplicación de la ley de la Memoria Histórica en el municipio

El tripartito ovetense pedirá al Principado que cambie el nombre del colegio Gesta

El equipo de gobierno inicia el proceso para retirar símbolos franquistas del municipio: dos monolitos, dos placas y un monumento en Olloniego

La aplicación de la ley de la Memoria Histórica en el municipio de Oviedo no se detiene. Después de que la Junta de Gobierno aprobara la semana pasada los nuevos nombres para 21 calles de la ciudad, donde se incluía el de la plaza de la Gesta, ahora plaza del Fresno, el tripartito ha decidido pedir al Principado que ponga en marcha la retirada de esa misma denominación, "La Gesta de Oviedo", para el colegio público que lleva ese nombre.

La propuesta la planteó ayer en Junta de Gobierno el concejal de Izquierda Unida Iván Álvarez, y con el acuerdo de todos los grupos volverá a presentarla formalmente en los próximos días.

El cambio de nombre de un colegio público es, en principio, una cuestión un poco más compleja que la del cambio de nombre de las calles, donde el Ayuntamiento puede tomar decisiones libremente. El reglamento sobre la denominación de los colegios indica que será el Consejo Escolar de cada centro, el de la Gesta, en este caso, el que debe solicitarlo al Principado, y éste, a su vez, tendría que pedir informes al Ayuntamiento, que informaría favorablemente. El cambio de la Gesta, no obstante, diferiría de los cambios de nombre habituales en un colegio público pues se trataría de la aplicación de una legislación nacional, como es la ley de Memoria Histórica.

El asunto, no obstante, todavía no ha llegado al Consejo Escolar de la Gesta, ni se ha producido ningún debate en el centro sobre la supresión del nombre ni sobre la denominación que se podría utilizar ahora para designar a este colegio público de Oviedo.

En los motivos que la Junta de Gobierno expondrá al Principado para modificar el nombre del colegio figura, junto a la aplicación de la ley de Memoria Histórica, la conveniencia de hacerlo ahora que el colegio está en pleno proceso de transformación como consecuencia de la fusión de los dos centros anteriores, Gesta I y Gesta II.

Por otra parte, el equipo de Gobierno también está iniciando los trámites para afrontar la segunda fase de la aplicación de la ley de Memoria Histórica, que es la retirada de los elementos señalados por la comisión externa. Tras la retirada de honores y el cambio de nombre de las calles, le toca ahora el turno a los monolitos de la plaza de la Gesta, que habían sido señalados también por la anterior comisión, pero nunca fueron retirados; la placa dedicada a Franco que figura en el exterior del Ayuntamiento, la dedicada a los funcionarios caídos que está en el interior del edificio consistorial y el monumento "a los caídos por Dios y por España" que se encuentra frente a la iglesia de Olloniego. El gobierno local estudiará ahora si alguno de estos elementos tiene algún tipo de protección para proceder, después, a su retirada.

Compartir el artículo

stats