Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las vacaciones y días libres pendientes de los médicos colapsan los centros de salud

Los usuarios de La Lila han pasado de esperar "tres días como mucho para conseguir cita" a no tener consulta hasta mediados de enero

la lila, en el ojo del huracán. L. MURIAS

Conseguir cita este mes en un centro de salud de Oviedo es casi una hazaña. Lo más posible es que si hoy llama por teléfono o entra en internet le programen la consulta para el miércoles 11 de enero, es decir, que tendrá esperar quince días. Esa es la media que soportan los usuarios de los ambulatorios de la ciudad y del resto del área sanitaria en diciembre. Sin ir más lejos, los pacientes que acuden a La Lila aseguran que normalmente les dan vez de un día para otro o "como mucho en tres" y otros, con el papel en la mano, aseguran que "si esperamos a la fecha que nos toca, una de dos; o estamos fatal o nos curamos solos". La causa de los aplazamientos es que apenas hay médicos en los centros de atención primaria. Gran parte de ellos están disfrutando de sus vacaciones de Navidad y han sumado los días pendientes a los que tienen derecho este año (el Gobierno central les ha devuelto los que les había quitado en años anteriores). Además, no hay sustitutos.

La situación es especialmente grave porque muchos interinos se cogieron todo el mes libre para preparar el examen del concurso-oposición de medicina de familia celebrado hace diez días dejando a los centros de salud sin margen para cubrir bajas, jubilaciones o vacaciones, y la mayoría ha unido el periodo en blanco con las fiestas navideñas, por lo que se incorporarán a mitad de enero. Los opositores optaban a 19 plazas de la especialidad de Radiodiagnóstico, a 28 plazas de Anestesiología, a 17 de Pediatría; y a 96 plazas de Medicina de Familia (para los centros de salud), a las que se presentaron 833 personas, el 77 por ciento de los inscritos.

A los facultativos fijos, el Estado les tiene que reintegrar días libres de 2013, 2014 y 2015, de forma que los más veteranos disponen de casi dos meses de vacaciones a lo largo de 2016. Y el Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha ampliado el plazo hasta el 31 de marzo de 2017 para que puedan tomarse esos días.

El presidente del sindicato médico Simpa, Javier Alberdi, habla sin rodeos de "colapso y saturación" en los centro de salud y vaticina que la situación irá a peor. "Las oposiciones cubrirán escasamente un centenar de plazas de primaria, pero habrá unas 400 jubilaciones en ocho años, entre esta legislatura y la siguiente".

Los profesionales sostienen que este conjunto de factores está contribuyendo a agudizar la situación de "caos, deterioro profundo y desmoralización de los médicos" que ha venido fraguándose en los últimos tiempos. Son circunstancias a las que hay que añadir "una cada vez peor atención a los pacientes". Ante una situación que los médicos consideran "de crisis extrema", la gerencia de primaria de Oviedo convocó una reunión para buscar soluciones. Los profesionales -según su propio relato- pidieron que se trasladara a la población, a través de los medios de comunicación, la situación existente "para evitar reacciones indeseadas de los usuarios. "La respuesta fue: explicaciones no, ahorro sí", lamentan. El panorama que describen los facultativos de atención primaria es poco alentador. La resumen en las palabras "ahorro" y "deterioro". Y se explayan: "La sensación es de caos, de desatención, de angustia por saber que no estamos actuando correctamente. La irritación lógica, del paciente, se vuelve contra el profesional que no gestiona el sistema y no puede hacer nada". A su juicio "las condiciones de trabajo del médico son cada vez peores, con más sensación de inseguridad y de desorganización... multiplicando las posibilidades de errores diagnósticos y conflictos con los pacientes".

Compartir el artículo

stats