Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La espera para realizar en el HUCA una colonoscopia alcanza el año y medio

El complejo sanitario ovetense tiene en marcha las cuatro máquinas, pero las demoras aumentan El Central acumula 1.516 pacientes en la lista

Fachada del área de consultas externas del HUCA. LNE

La demanda de colonoscopias está disparada, y al sistema sanitario público se le está atragantando. La espera para someterse a una exploración del colon ha alcanzado los 18 meses en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Los pacientes que estos días solicitan una prueba diagnóstica de este tipo están siendo citados para finales de junio o principios de julio de 2018. Hace dos años, la demora de las colonoscopias oscilaba entre 12 y 13 meses, pero en aquel momento las máquinas disponibles no estaban siendo explotadas debido a carencias de personal.

Según los datos publicados por la Consejería de Sanidad, y correspondientes a finales del pasado mes de noviembre, en el HUCA están pendientes de una colonoscopia 1.516 pacientes. Un año antes, el 30 de noviembre de 2015, eran 2.051. De la mencionada cifra (1.516), 702 usuarios ya habían sido citados, y 814 aún no. Los pacientes en los que existe sospecha de una lesión grave -singularmente si puede ser cancerígena- suelen ser atendidos con mayor celeridad.

Según ha podido saber este periódico, resulta frecuente que algunos médicos que solicitan colonoscopias señalen en el volante que se trata de una prueba preferente con el solo fin de agilizar la realización de la prueba.

El Hospital Central tiene funcionando actualmente las cuatro salas de colonoscopia, lo que implica la realización de 28 exploraciones a lo largo de la mañana. Este ritmo, que puede considerarse elevado, no es suficiente para dar respuesta a una demanda que no cede. Con el factor añadido de que se arrastra una bolsa de usuarios que no está resultando fácil neutralizar.

Contador a cero

A juicio de algunos conocedores de la situación, para poner el contador "a cero" sería necesario que los equipos de colonoscopia del complejo sanitario de La Cadellada funcionaran también durante las tardes. Pero esta opción exige o bien la contratación de más profesionales sanitarios o bien que los que forman parte de la plantilla realicen horas extraordinarias durante las tardes. Ambas alternativas parece que no encajan ni con las coordenadas ideológicas de las autoridades de la región ni con las disponibilidades financieras.

En este contexto, no son pocos los enfermos que terminan vencidos por la impaciencia o la angustia -en particular, quienes temen, con mayor o menor fundamento, sufrir una patología tumoral- y deciden gastarse algunos cientos de euros en un centro privado.

Además de los 1.516 pacientes que aguardan una colonoscopia, el HUCA tiene en su lista de espera 5.154 enfermos pendientes de una resonancia (en noviembre de 2015 eran 4.286, lo que viene a indicar que la oferta no logra ni de lejos satisfacer la demanda), 2.089 para una ecografía, 997 para un TAC o escáner (en este apartado sí se observa una disminución sustancial en el último año) y 175 para una mamografía.

Compartir el artículo

stats