Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad retira la plaza fija a 23 médicos y tramita la repetición de la oposición

La mayoría de los facultativos no cumplen su amenaza de dejar la sanidad regional y seguirán de interinos en el mismo hospital

Médicos asturianos a la entrada del examen de una oposición.

Médicos asturianos a la entrada del examen de una oposición. LNE

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) comenzó ayer a comunicar a 23 médicos de la sanidad pública asturiana que serán desposeídos de su plaza en propiedad y deberán repetir, a la vuelta de pocas semanas, el segundo examen del concurso-oposición en el que la habían obtenido, en el año 2011. Las autoridades sanitarias prevén que la mayor parte de estos facultativos, todos ellos especialistas en medicina interna, continúen en los hospitales en los que venían trabajando desde entonces, pero en adelante con un contrato de interinidad.

El cambio de estatus laboral se debe a la ejecución de una sentencia del Tribunal Supremo que determinó que se produjeron filtraciones de preguntas a algunos opositores. Precisamente por esta causa, la Administración regional -en este caso, el Instituto Adolfo Posada- deberá designar un nuevo tribunal calificador y convocar el segundo examen, de casos prácticos. El Sespa prevé que los 23 especialistas que obtengan plaza estén en sus nuevos destinos "en marzo o abril", siempre que no surjan nuevos obstáculos.

De los 23 afectados, seis trabajan en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y otros seis en el Valle del Nalón (Riaño); cuatro en el Hospital de Cangas del Narcea; tres en Cabueñes (Gijón) y otros tantos en el San Agustín (Avilés); y uno en el Hospital Álvarez-Buylla (Mieres). La Administración sanitaria había solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Asturias que la sentencia del Supremo no fuera ejecutada. El argumento era que los 23 facultativos habían amenazado al Sespa con abandonar la sanidad pública asturiana si se les despojaba de su plaza fija. El Gobierno regional sostenía que aplicar el fallo del Supremo era inviable porque la asistencia sanitaria "se vería gravemente perjudicada al no disponer de suficientes especialistas de medicina interna para sustituir a los facultativos afectados por la sentencia". Por el momento, no consta que ninguno de estos médicos vaya a negarse a firmar su nuevo contrato temporal.

La sentencia sobre el citado concurso-oposición ha tenido un profundo impacto en la sanidad regional. El próximo lunes comenzarán a declarar ante el juez los promotores de una denuncia penal contra el presidente del tribunal calificador. En los últimos años, ejercía como jefe del área de Medicina Interna del HUCA, pero el Sespa acaba de suspender su comisión de servicios, por lo que ha debido retornar a su plaza en el Hospital Valle del Nalón.

Compartir el artículo

stats