Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de la plaza del Fresno se rinden ante la Memoria Histórica

"Ya no volverá a ser la Gesta, hemos perdido la guerra contra el Ayuntamiento", afirman los opositores al cambio de calles

Los vecinos de la plaza del Fresno se rinden ante la Memoria Histórica IRMA COLLÍN

Los vecinos y comerciantes de la antigua plaza de la Gesta -ahora plaza del Fresno- son sin duda estandartes de la lucha contra el cambio de nombre de las calles con referencias franquistas que se generó en Oviedo tras la aplicación de la ley de la Memoria Histórica por parte del Ayuntamiento. Hasta el momento, han recogido casi 2.500 firmas rechazando el cambio, han creado una plataforma para hacerse fuertes y todavía continúan colgando telas azules de sus ventanas y terrazas para mostrar su enfado, pero después de tanta lucha muchos ya se han dado por vencidos. "La plaza ya nunca volverá a ser la Gesta, hemos perdido la guerra contra el Ayuntamiento. Creo que ya no hay muchas opciones de que den marcha atrás. Ojalá lo hiciesen, pero me parece a mí que no va a a ser así", explica Aida Alonso, que tiene un kiosco en la zona.

Lorena Fernández, que regenta una panadería, también es de la misma opinión. "La guerra está perdida. Cuando los políticos se empeñan en hacer algo lo hacen a pesar de que hubo muchos ciudadanos que les dijimos que no queríamos que nos cambiasen el nombre de la plaza". Fernández explica que por su negocio pasan a diario muchos residentes de la zona y que el cabreo es casi unánime. "Por lo que escucho a la gente y por las banderas azules que veo a diario en las ventanas sé que nadie apoya el cambio. Pero bueno, aunque se empeñen ellos a esta plaza siempre se le seguirá llamando la Gesta, eso no va a cambiar", señala. Lorena Fernández también puso sobre la mesa los trastornos que les causa a los vecinos y comerciantes el cambio de la placa de la Gesta. "Los de las tiendas y los comercios tenemos que cambiar todas las tarjetas, las bolsas, el papeleo... Y los vecinos un tanto de los mismo. Todo eso supone un dinero y nadie nos paga", denuncia.

Senén Iglesias tiene claro que al menos una placa con el nombre de la Gesta seguirá luciendo en la plaza del Fresno: la del edificio en el que trabaja como portero. "Eso no lo quita nadie porque se trata de una propiedad privada", subraya. Y es que él, que también cruza muchas conversaciones con los vecinos, asegura que es muy raro encontrarse con alguien que aplauda el cambio. "Casi todos estamos en contra de todo esto. Mejor empleaban ese dinero en arreglar las baldosas que tenemos frente al portal, por ejemplo, porque no es la primera vez que alguien se va a al suelo", afirma·

La portavoz de la Plataforma Pro Plaza de la Gesta, Salomé Suárez, también es de las que piensa que el cambio ejecutado por el Ayuntamiento no va a dar marcha atrás "a no ser que lo ordenen los tribunales". Aunque dice que los vecinos no tienen "capacidad económica" para acudir ante un juez, Suárez confía en que prospere alguno de los recursos judiciales que están en marcha contra la aplicación de la ley de la Memoria Histórica. "Hay al menos uno del grupo municipal del PP, otro de la Hermandad de Defensores de Oviedo y un tercero de un vecino particular", enumera la portavoz de la plataforma de vecinos descontentos. Para ella, el tripartito integrado por PSOE, Somos e IU "aplicó una ley grosera, sectaria y partidista hacia sus intereses políticos". Es más, considera que "retorcieron la ley a su interés". No en vano, no entiende cómo, por ejemplo, "nunca fueron capaces de explicar por qué retiraron la calle de Fernández Ladreda y sin embargo dejaron la dedicada a Valentín Masip cuando ambos están asociados al franquismo". Según Salomé Suárez, "todo esto que han hecho no tiene ningún sentido".

Compartir el artículo

stats