21 de julio de 2017
21.07.2017

Una asociación denuncia el pregón de las fiestas de Montecerrao, en Oviedo, por ser "despreciable y sexista"

Los vecinos consideran "un menosprecio a la mujer" que Julio García se subiese al escenario con dos chicas ligeras de ropa y aspecto de colegialas

21.07.2017 | 19:23
Una asociación denuncia el pregón de las fiestas de Montecerrao, en Oviedo, por ser "despreciable y sexista"
Julio García, con sus dos acompañantes, durante el pregón.

"Hombre, pero si no viene solo, está muy bien acompañado, menudo pregonazo... ¡Viene con Heidi y su prima!". Así, con micrófono en mano y maneras de "speaker" experimentado, presentó el pasado jueves Ramón del Fresno al pregonero de las fiestas de Montecerrao, unos festejos organizados por el colectivo vecinal que preside. El imponente Julio García, ocho veces campeón del mundo y cuatro de Europa de press banca (levantamiento de peso), salió entonces al escenario acompañado por dos jóvenes muy ligeras de ropa y con aspecto de colegialas que acabaron dando el verdadero "chupinazo" de las fiestas con sus coreografías sensuales. Una asociación vecinal del barrio, que dice ser "la mayoritaria", denuncia el pregón de Montecerrao al considerarlo "profundamente despreciable y de corte sexista".

La Asociación de Vecinos de Montecerrao, presidida por Miguel Balea, sostiene que la puesta en escena elegida para dar el pistoletazo de salida a las fiestas es "un total menos precio hacia la figura de la mujer por parte de la organización". El colectivo quiere mostrar su "total rechazo a este tipo de eventos y actuaciones que no representan el sentir del barrio" y le pide explicaciones al Ayuntamiento "por permitir que estas cosas ocurran delante de público infantil y en espacios públicos", defiende Balea.

El pregón comienza con un Julio García entregado y cantando las alabanzas de las "fiestas de prau" con un tono humorístico y una falda escocesa. A ambos lados del pregonero, también con falda de cuadros pero infinitamente más corta, "Heidi y su prima" se contorneaban dejando ver sus encantos y golpeándose la una a la otra en el trasero con una regla de escuela. Al tiempo, con una camisa blanca anudada sobre el ombligo y un generoso escote, las dos chicas chupaban una piruleta para reforzar el personaje. "No solo hablamos de comportamientos de evidente índole sexual, sino también de un espectáculo sexista", recalca Miguel Balea.

Después sonó la música. Julio García y sus acompañantes se lanzaron a interpretar un baile perfectamente sincronizado al que tampoco le falto salsa. Los vecinos afirman que las chicas no dudaron en levantarse las faltas para enseñar su ropa interior, algo que no les parece "ni medio normal" teniendo en cuenta de que a esas horas –el pregón tuvo lugar alrededor de las diez y media de la noche– aún había muchos niños en Montecerrao. Los denunciantes esperan que el Ayuntamiento de Oviedo "tome cartas en el asunto para que esto no vuelva a
repetirse".

"No sabía ni que iban a subir al escenario", dice el pregonero

Julio García se enteró esta tarde, a raíz de una llamada de este diario, de la polémica que había levantado su pregón. "Me quedo a cuadros. Pero si yo no sabía ni que iban a salir al escenario", asegura el deportista. García sostiene que "en ningún momento" apreció "un tono sexista" en la actuación y defiende que es "un honbre que por supuesto defiende al mil por mil a las mujeres y a cualquier persona, sea quien sea", dice. "Pero si estaban mi mujer y mi madre", añade García.

 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído