Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Facultad de Turismo no impartirá el primer curso y envía a 15 alumnos a Gijón

El centro adscrito a la Universidad de Oviedo mantiene la formación profesional y el resto del grado universitario, que "necesita una revisión"

La Facultad de Turismo de Oviedo no tendrá el próximo mes de septiembre, cuando los universitarios vuelvan a las aulas, clases del primer curso de grado ni alumnos que las llenen. La institución, de hecho, ha derivado a los 15 estudiantes que tenía matriculados a principios de agosto a la facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales de Gijón, institución pública con la que ha llegado un acuerdo en el que ha participado también el rectorado de la Universidad de Oviedo, a la que está adscrito, asimismo, el centro privado ovetense. Tal y como apuntan fuentes de la Facultad de Turismo de Oviedo, la institución seguirá adelante con su oferta de Formación Profesional y está pendiente de un "proceso de transformación" tras el cual sabrá si puede volver a ofrecer el grado, del que aún impartirá los cursos que van de segundo a cuarto.

De este modo, queda pendiente que se revisen los estudios universitarios cuya nueva matrícula la Universidad de Oviedo retira este curso del centro adscrito y mantiene en su centro de Gijón, eliminando así una duplicidad en su oferta para los nuevos estudiantes. "No es un cierre", señalaron sin embargo desde la institución ovetense, que alega que tras revisar y reformar el grado existe la posibilidad de volver a impartir la materia en el futuro o de albergar estudios universitarios distintos pero que guarden también relación con el sector de la hostelería. Estas cuestiones, no obstante, se encuentran en el aire y pendientes de un análisis de la oferta que los centros de Oviedo y Gijón deben afrontar de forma conjunta con la directiva de la universidad.

La decisión de no abrir las aulas del primer curso, además, se ha llevado a cabo tratando de que no haya ningún perjuicio para los alumnos, a los que se llamó por teléfono a principios de este mes para comunicarles que debían matricularse en Gijón. Y se ha tratado también de que los estudiantes de los cursos de segundo, tercero y cuarto no se vean afectados y puedan seguir con normalidad con su carrera. Los convenios con las universidades extranjeras en las que realizan parte de sus estudios se mantienen y también los acuerdos con las empresas en los que realizarán sus prácticas laborales. Los cursos de Formación Profesional, que abordan materias como la guía, información y asistencia turísticas o la gestión de eventos, siguen adelante sin que haya ningún cambio en su funcionamiento, al igual que ocurre con las clases que se celebran en el hotel escuela que la institución tiene en Llanes.

La Facultad de Turismo de Oviedo, además, dejó al final del último curso su sede de la Avenida de los Monumentos para instalarse en el polígono de Olloniego-Tudela. Tras llegar a un acuerdo con la patronal del sector, Otea, la institución decidió mudarse a la Escuela de Hostelería con el objetivo de continuar allí con su actividad y asociarse con los empresarios para crear un centro de formación e innovación turística. Unas intenciones que chocan con un convenio municipal, que no contempla que el espacio pueda dar cabida a la oferta formativa de la facultad.

Y aunque la parcela es propiedad del gobierno local, este la cedió al Principado para que construyese allí la Escuela de Hostelería, cuya explotación cedió después a Otea. La patronal del sector ya había iniciado en junio los trámites administrativos para cambiar el convenio y desde la Facultad de Turismo se confía en que nada impida comenzar las clases del próximo curso en el polígono. Fuentes de la consejería de Educación, sin embargo, aseguraron ayer que el convenio aún no ha sido modificado.

Compartir el artículo

stats