Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Facultad de Gijón alega que "no tenía sentido" mantener dos grados en Turismo

"No es lógico que la Universidad pública de una región pequeña imparta los mismos estudios en dos lugares", señala el decano de la institución

Instalaciones de la Escuela de Hostelería en el polígono de Olloniego-Tudela en las que tiene previsto iniciar el próximo curso la Facultad de Turismo de Oviedo.

Instalaciones de la Escuela de Hostelería en el polígono de Olloniego-Tudela en las que tiene previsto iniciar el próximo curso la Facultad de Turismo de Oviedo. LUISMA MURIAS

"No es lógico que una Universidad pública de una región pequeña imparta el grado en Turismo en dos centros distintos". Leví Pérez, decano de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos, apoya la decisión de concentrar a los alumnos de primer curso en el centro que preside y que la Facultad de Turismo de Oviedo, centro privado adscrito a la Universidad de Oviedo, se reforme para "ofrecer estudios universitarios relacionados con el sector sin que se pisen con los de Turismo". Hacia donde vaya la institución privada, detalló de todas formas, depende de una "transformación interna" que su dirección acometerá de forma independiente y acuerdo a sus propios intereses.

"Se trata de una estrategia de organización", indicó ayer Leví Pérez para explicar que la decisión de llevar a todos los nuevos alumnos a Gijón se tomó de forma consensuada con todos los centros implicados y con la mediación del vicerrectorado de la Universidad de Oviedo. En las conservaciones mantenidas por todas las partes quedó patente que "no tenía sentido" mantener la duplicidad. Más aún cuando la matrícula no daba para mantener la actividad en dos edificios distintos y uno de ellos podría asumirla por completo: "La situación era ineficiente, con pocos alumnos y repartidos".

En estos momentos, y sumando los alumnos que ya habían gestionado su entrada en el centro de Gijón a los 15 que han sido derivados desde Oviedo, unos sesenta estudiantes han realizado los trámites para empezar en septiembre el grado en Turismo. Una cifra que crecerá en las próximas semanas si se cumple la tendencia histórica del grado en la facultad gijonesa, que no tiene nota de corte y no limita, por tanto, la llegada de nuevos jóvenes en función de sus resultados en Bachillerato y las pruebas de acceso a la Universidad siempre que hayan aprobado. Una circunstancia que lleva a muchos "rebotados" a sus aulas y que la convierte un plan secundario al que muchos recurren tras ser rechazadas sus solicitudes en otros lugares.

Aunque no impartirá primero, la Facultad de Turismo de Oviedo mantendrá el resto de cursos para que los alumnos que ya comenzaron la carrera en la institución puedan terminarlos en el mismo lugar y "no romper de forma brusca el plan de estudios". Además, el centro gijonés, tal y como explicó su decano, está en condiciones de asumir toda la matrícula de la región. En estos momentos, cada curso cuenta con unos setenta alumnos y el diseño de los planes admitiría llegar hasta los cien. Con ese margen, no habría problema para que los estudios siguiesen adelante en un solo centro sin que se produjese una masificación en las instalaciones ni hubiese problemas para dar respuesta a la demanda actual. "Podemos asumir toda la matrícula sin que nadie que quiera estudiar Turismo en Asturias se quede sin plaza", aseveró Leví Pérez.

Compartir el artículo

stats