El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo, Ignacio Fernández del Páramo (Somos), firmó ayer una orden de paralización de las obras de construcción de un nuevo acceso al parking del área de Consultas Externas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que estaba ejecutando el Principado, a través de Gispasa, para acabar con los atascos de tráfico en esa zona del centro sanitario. El edil comprobó que, tal y como había denunciado el PP, los trabajos se estaban ejecutando sin tener la licencia municipal en regla. Por ello, decidió parar la actuación al final de una reunión mantenida a mediodía de ayer, y durante más de dos horas, por técnicos del Consistorio y de Gispasa, que es la empresa pública que se encarga de llevar a cabo las obras de la Administración autonómica relacionadas con equipamientos de salud.

El inicio de las obras para dotar de un nuevo acceso a la única salida del aparcamiento de Consultas Externas se produjo hace un par de semanas, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. En aquel momento, e interpelados por este diario, los portavoces de la Consejería de Sanidad afirmaron no disponer de detalles sobre la inversión ni los plazos, aunque fuentes cercanas a los trabajos aseguraron que estarían listos para mediados del presente mes de septiembre y que su coste ascendería a unos 40.000 euros.

Reuniones

Urbanismo ya había alertado a finales de la semana pasada, tras la denuncia del PP, que paralizaría la actuación en el caso de que la constructora no entregase un estudio detallado sobre el impacto de los trabajos, con el objetivo de regularizar la situación. Esa comunicación dio lugar a una primera reunión entre técnicos del Ayuntamiento, de Gispasa y de la empresa, en la que los responsables de la actuación alegaron que no es necesaria la documentación exigida por el Ayuntamiento para ejecutar la obra del parking.

La falta de acuerdo llevó al Ayuntamiento a lanzar un ultimátum en el que advertía de que no le iba a "temblar el pulso" a la hora de paralizar las obras si estas no se ajustaban a la legalidad. El plazo establecido para ello concluyó ayer y Urbanismo cumplió su amenaza después de la reunión con los responsables de Gispasa, que deberá contar con la documentación requerida para retomar las obras.