Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad abre una planta del Monte Naranco para evitar que la gripe colapse el HUCA

Las 24 camas son para pacientes mayores y con varias patologías "La iniciativa debe ser nuestra, no del curso epidemiológico", dice el gerente

Vista parcial del Hospital Monte Naranco. MIKI LÓPEZ

Las autoridades sanitarias no quieren que la gripe les pille este año con el pie cambiado. Por eso han decidido abrir, antes de lo que venía siendo habitual en los últimos años, una planta de geriatría del Hospital Monte Naranco, de Oviedo, dotada de 24 camas. Se trata de una unidad destinada a pacientes de edad avanzada que requieren atención hospitalaria pero que no necesitan una tecnología o una intensidad de cuidados como la que ofrece el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

"Hemos adelantado la apertura de esta planta sobre las fechas habituales en previsión de que la epidemia de gripe llegue en un plazo corto y produzca agudizaciones de problemas bronquiales y descompensaciones de insuficiencias cardiacas", explicó a este periódico Luis Hevia Panizo, gerente del área sanitaria con cabecera en Oviedo, que incluye el HUCA. Los pacientes mayores que ingresan en el Monte Naranco no lo hacen directamente -tal posibilidad no está contemplada-, sino que proceden del servicio de Urgencias o de alguna planta del complejo sanitario de La Cadellada.

En inviernos anteriores, la epidemia de gripe originó una oleada de ingresos que casi llegó a colapsar el Hospital Central. El pasado mes de enero, la falta de camas obligó algunos días a suspender operaciones programadas y no urgentes. Esa experiencia trajo consigo una lección que ahora parece aprendida: el nuevo HUCA, emplazado en La Cadellada, al tener menos camas que el viejo (en los casos más extremos puede acercarse a 1.000), implica la necesidad de recurrir con más intensidad al complemento que ofrece el Monte Naranco, de orientación principalmente geriátrica (aunque no exclusiva).

Durante buena parte del año, este centro mantiene cerradas algunas plantas que sólo son abiertas en situaciones de emergencia. En años precedentes, esta medida fue adoptada cuando la epidemia gripal estaba ya en pleno apogeo, y los especialistas del área de Urgencias del HUCA se topaban con muchas dificultades para distribuir por las plantas a los pacientes que les llegaban, que en buena parte de los casos eran de edades avanzadas y presentaban varias patologías.

La planta del Monte Naranco abierta el martes de la semana pasada, día 17, es la tercera izquierda. De sus 24 camas, en los últimos días ha estado ocupadas entre 15 y 17, según el gerente del Hospital Central. Luis Hevia señaló que una de las circunstancias que ha facilitado ejecutar esta decisión es la disponibilidad en el mercado de geriatras en disposición de ser contratados. La puesta en marcha de la citada planta ha supuesto la contratación de dos médicos geriatras, ocho enfermeros, ocho auxiliares de enfermería, dos celadores y una supervisora. "Este año nos hemos adelantado dos o tres semanas en la apertura de esta planta. Nuestro objetivo es hacer estas cosas de forma más planificada y llevando la iniciativa nosotros, no dejándolas en manos de curso epidemiológico", subrayó el gerente del HUCA.

Compartir el artículo

stats