14 de enero de 2018
14.01.2018

El maestro más duro

Lior Offenbach viaja desde Jerusalén para adiestrar en los secretos del krav maga a practicantes de este método de combate de toda España

14.01.2018 | 01:31
El maestro más duro
Los participantes en el seminario internacional de krav maga hacen un alto en el entrenamiento y posan juntos para la foto.

Una cosa es que no te gusten los juegos de niñas y otra es que te dé por practicar krav maga, que tiene fama de ser uno de los métodos de defensa personal más eficaces y una de las técnicas de combate más letales. Pues eso es lo que le pasó a Noelia Blanco, que no le gustaban las muñecas y ha acabado siendo una hábil luchadora, que no se impresiona por la talla visiblemente superior de sus rivales. La joven, de 22 años, participó ayer en Oviedo en un seminario dirigido por Lior Offenbach, que fue soldado e instructor de la Policía israelí y que ahora da clases de krav maga por todo el mundo. Ayer, recién llegado de Jerusalén, mostró a medio centenar de practicantes de krav maga de toda España a mejorar su técnica, y entre ellos estaba Noelia.

La Federación Asturiana de Lucha organizó una sesión intensiva de entrenamiento con Offerbach, que es uno de los instructores de krav maga más reputados del mundo. Estuvo durante todo el día de ayer y aún seguirá hoy, durante la mañana, en el gimnasio Arenas, en el barrio de La Tenderina, que con su presencia ha convertido oviedo en la capital del krav maga en España durante el fin de semana.

Asturias es una referencia a nivel nacional en esa técnica de combate. Iván Rodríguez-Zapico, instructor de la Federación Asturiana de Lucha, cuenta que fue aquí donde se formaron los primeros instructores de krav maga de España, hace 12 años y saliendo a Francia en busca de profesores.

Ayer, en Oviedo Offenbach tuvo alumnos venidos de Galicia, Valencia, Canarias, Madrid y Andalucía, entre otras comunidades. Entre ellos había miembros del Ejército y de los cuerpos de seguridad del Estado, como la Policía Nacional o la Guardia Civil. Rodríguez-Zapico explicó que estos profesionales tienen restricciones legales para la práctica del krav maga. Los civiles, que también los había ayer, no tienen más cortapisas que las que su sentido común les imponga.

Y sabiendo que el krav maga es el método de combate en el que se entrena en el mossad resulta curioso encontrar, entre los tipos duros y fornidos, a mujeres y chavales -para empezar con esta disciplina hay que haber cumplido los 16 años-. Noelia Blanco tiene la explicación: dice que, en primer lugar, el krav maga tiene como objetivo enseñar a evitar el conflicto; cuando eso no es posible, proporciona seguridad. "Te da mucha confianza en ti misma y mejora la autoestima, no solo en el plano físico, también a nivel personal". Es más, asegura que el krav maga la ha ayudado a conocerse a sí misma. Afortunadamente por ahora nunca ha tenido que recurrir a las destrezas que ha aprendido con él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine