03 de abril de 2018
03.04.2018

La nueva toponimia, que incluye Uviéu, afecta a 1.300 términos del municipio

El Pleno dará hoy luz verde al dictamen del Principado sobre las denominaciones tradicionales y abrirá el periodo de alegaciones previo a su aprobación

03.04.2018 | 02:06
Un cartel indicador sobre el que se ha escrito Uviéu.

La doble denominación Oviedo/Uviéu para la capital de Asturias está un poco más cerca de convertirse en oficial. El Pleno de la Corporación tiene previsto aprobar esta tarde el tercer y último dictamen de la Junta Asesora de Toponimia, dependiente de la Consejería de Cultura, en la que se incluye la lista definitiva con los nombres que se consideran tradicionales de las calles, pueblos, barrios y parroquias del municipio. Todos estos términos, unos 1.300 según las fuentes consultadas en el tripartito, deberán de superar el preceptivo proceso de información pública para la presentación de alegaciones. Una vez que éstas sean contestadas, los nuevos topónimos volverán al Pleno para proceder a su aprobación definitiva.

Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA el pasado mes de octubre, el tripartito de izquierdas que gobierna la ciudad aceleró el proceso para una actualización de la toponimia a la que obliga la ley de uso del asturiano de 1998 y en la que se incluye la oficialización de términos como Oviedo/Uviéu y San Claudio/San Cloyo, así como la incorporación de una nueva parroquia, la de La Paranza, con lo que el municipio pasaría de 30 a 31 entes de ese tipo. Además, en la propuesta también se oficializan, entre otros muchos, los topónimos San Istiba (San Esteban de las Cruces), El Monte Cerraú (Montecerrao), San Llázaro (San Lázaro), La Tenderina Riba (Tenderina Alta), La Tenderina Baxo (Tenderina Baja), La Manxoya (La Manjoya), Cualloto (Colloto), Samiguel (Lillo), La Ciudá Naranco (Ciudad Naranco) o Llatores (Latores).

El PP, primer grupo de la oposición, ha puesto el grito en el cielo ante la propuesta de equiparación de Uviéu con Oviedo. El exalcalde popular Agustín Iglesias Caunedo llegó a llamar "Puigdemont asturiano" a su sucesor, el socialista Wenceslao López, mientras que Ciudadanos, con un tono de crítica más bajo, también puso en duda que Uviéu pueda considerarse la denominación tradicional de Oviedo.

El proceso para la asturianización de los topónimos ovetenses arrancó en 2005, año en el que el Consistorio remitió a la Consejería de Cultura los primeros informes. Sin embargo, no fue hasta marzo de 2016 cuando la junta asesora se dirigió al Ayuntamiento para que le solventara diversas dudas de tipo geográfico y que se decantara sobre la denominación tradicional de ciertos lugares que no estaba para nada clara. El tripartito decidió entonces contratar una asistencia técnica para localizar y determinar correctamente los topónimos.

El informe de estos expertos desveló numerosas discordancias con la propuesta inicial del Principado, por lo que el gobierno local decidió encargar un segundo estudio en el que se recoge la delimitación de todas las poblaciones y entidades singulares del concejo, así como una relación con los topónimos tradicionales. Esa lista ha servido de base para la propuesta definitiva remitida al Principado y que, en líneas generales, será la que, salvo sorpresa, apruebe hoy la Corporación.

La modificacion de la toponimia para adaptarla a la considerada tradicional, incluyendo el polémico término Uviéu, refuerza la implicación del tripartito con la normalización del asturiano. El gobierno que comparten Somos, PSOE e IU aprobó en enero una moción conjunta en la se reclama "avanzar hacia la oficialidad" del bable, "encauzada" a través de la reforma del Estatuto de Autonomía. Además, los socios se comprometieron a impulsar medidas en el ámbito municipal y a estudiar la puesta en marcha de un servicio de normalización lingüística en el Ayuntamiento.

Esta asturianización de Oviedo también llegará en los próximos días a la señalización de las calles. Y es que, tal y como avanzó este diario, las nuevas placas que se van a comenzar a instalar de inmediato en varias arterias de la ciudad, incluidas las que han cambiado de nombre por la ley de Memoria Histórica, incorporan la fórmula bilingüe "calle/cai".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook