05 de abril de 2018
05.04.2018

"Seguiré luchando por mis hijos", dice la transgénero ovetense a la que se denegó una adopción

La mujer asegura que su marido testificó ante el juez que su transexualidad la hacía "peor madre"

05.04.2018 | 18:53
"Seguiré luchando por mis hijos", dice la transgénero ovetense a la que se denegó una adopción

La ovetense Miriam Ruiz, a la que el juez del juzgado de instrucción número 9 de Oviedo denegó la adopción de dos hijos concebidos por vientre de alquiler junto a su marido en Ucrania señala que recurrirá el auto del juzgado y "seguirá peleando por sus hijos", a través de la siguiente nota de prensa.

"Miriam Ruiz, una madre ovetense que ha sufrido el secuestro parental de sus hijos Aiden y Skye desde el 30 de Noviembre de 2017, quiere expresar que seguirá luchando por sus ellos tras conocer la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Oviedo en el que se desestima su solicitud para adoptar a sus hijos.

Por otro lado, la señora Ruiz rechaza rotundamente la transfobia del padre de sus hijos, José Zapata Cobos, expresada durante el juicio, quien indicó que alguien le había dicho que ella quería hacer experimentos con ellos debido a su transexualidad y que su condición transgénero la hacía "peor madre".

Preocupación por la seguridad de sus hijos

Miriam Ruiz ha expresado su preocupación por la seguridad de sus hijos, ya que el señor Zapata intentó suicidarse en al menos dos ocasiones en años anteriores, y a ella le asusta que su inestabilidad emocional, que aparentemente estaba controlada, haya vuelto a afectarle con el secuestro parental, que se realizó sin haber mediado aviso alguno ni haberse dado una situación de crisis matrimonial, como falsamente se indicó en el juicio.

"Parece que a nadie le importa cómo están mis hijos y tengo que recordar que ellos son víctimas de un secuestro parental", ha indicado la señora Ruiz. "El tiempo que mis hijos estuvieron bajo mi cuidado estuvieron siempre bien atendidos, tal y como demuestran los informes de los pediatras de los países en los que residíamos, pero desde el 30 de Noviembre no sé nada de ellos, y su seguridad y salud me angustian".

"Yo quería al padre desde muchos años atrás y si él ya no me quiere lo acepto, pero, ¿qué ha tenido que pasar para que en apenas 30 días él haya estimado que no era una buena madre? Lo que realmente hizo fue traicionar mi confianza y arrebatarme a mis hijos Aiden y Skye con la complicidad de la señorita Gabriela Herrera Tapia", indicó Ruiz.

"Mi objetivo es saber dónde están mis hijos, poder verlos, que la justicia española reconozca que soy su madre y que los proteja, aunque estoy segura de que estarían mejor conmigo, que soy su madre", ha recordado Miriam Ruiz.


Rechazo a la posición de la fiscalía y de la juez

Durante el juicio, la fiscalía indicó que, al haber pasado cuatro meses desde que Miriam Ruiz no ha visto a sus hijos, su petición para poder adoptarlos ya no se justificaba, algo que rechaza la Sra. Ruiz, ya que ella no ha podido verlos debido a que su padre los secuestró el 30 de Noviembre de 2017 y ella no sabe dónde están y no ha podido verlos desde entonces.

Por otro lado, en el auto desestimatorio la juez indica por un lado que la señora Ruiz es una mujer, "ya que para el ordenamiento jurídico español lo es", pero en otro pasaje de la resolución pone en duda el convenio de gestación subrogada suscrito en Ucrania ya que "al parecer no sería válido al ocultar la autora (la señora Ruiz) su condición de transgénero". Si a todos los efectos legales la señora Ruiz es una mujer, no se entiende que tenga que presentarse de otra manera, tal y como sugirió la juez de manera desafortunada.

En ambos casos se ha dado por buena únicamente la posición del padre y se han rechazado los argumentos y las pruebas que solicitaba la defensa de la señora Ruiz.

Idoneidad para la adopción

En el juicio se alegó la no idoneidad para adoptar de la señora Ruiz según un test psicológico realizado en Tarragona hace casi tres años y sobre esto hay que indicar que se tomaron en cuenta sólo los aspectos que se desprendieron de dos sesiones de media jornada en las que estaba ella sola con un grupo de especialistas de Tarragona, quienes le hicieron algunas preguntas en catalán, idioma que no entendía por completo.
Además, no se consultó ni a sus padres, ni a sus amigos, ni a nadie de su entorno personal y profesional, ni se pidieron referencias escritas, tal y como sí sucede en otros países, con lo que se trató de un test no válido, a juicio de la señora Ruiz.

De hecho, los letrados de la señora Ruiz solicitaron que se le hiciera un nuevo test, pero esta petición fue rechazada durante el juicio, algo que pudiera haber ayudado a establecer de una manera más equilibrada su idoneidad real ante la posibilidad de adoptar.
Relación previa entre los progenitores

Miriam y el padre de sus hijos se conocían desde que eran niños en Oviedo, y él sabía la trayectoria vital de su esposa (incluyendo su condición de mujer transgénero). Se casaron libremente el 25 de Junio de 2016 y el señor Zapata se mudó al domicilio familiar ubicado en Alemania, y participó libre y activamente en el proceso de gestación subrogada de la que nacieron sus hijos Aiden y Skye, que se realizó en Ucrania.

En 30 de Octubre de 2017, el Sr. Zapata Cobos firmó un documento ante un notario en Asturias reconociendo la potestad como madre de Miriam Ruiz para poder adoptarlos, ya que las leyes españolas no reconocen que la Sra. Ruiz es su madre, aunque en el acta de nacimiento de Ucrania ella figura como madre biológica. El 1 de Diciembre del mismo año, un día después del secuestro parental y a 12 días de culminar el trámite de adopción, él acudió para retirar el documento y ahora la Sra. Ruiz no puede continuarlo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook