"Máquinas, demonios, bombas y flores" es el sugerente título de la exposición que el artista Carlos Pérez inaugurará mañana, viernes, a las 20.00 horas, en la sala Alfara (Aurora de Albornoz, 16).

El artista ha "vestido" la galería con "bombas que son como árboles propulsando navíos imposibles que transportan flores a punto de estallar. Puertas entreabiertas por las que asoman diablos, esos mismos que en otros lugares parecen volar encaramados a unas extrañas máquinas o quizá balancearse colgados de ellas. Máquinas que podrían andar, elevarse o navegar, o que en otras ocasiones se transforman en orejas, sombreros y torsos de unos personajes que nos miran de frente siempre muy serios".

El artista juega, según él mismo explica, "con imágenes tomadas de los muros de Bolonia, Heidelberg o Avignon, flores cazadas en Gomera o Santillana y estructuras derivadas nada menos que de Piranesi" y con todo ello "se han creado estas estampas que quieren hacerles disfrutar de la manera que mejor les parezca".

La exposición que se inaugura mañana se compone de una serie de serigrafías de gran formato que evocan el arte futurista.